MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACIÓN DE LA NOVELA EN "EL COBRE" ALGECIRAS- CÁDIZ (ESPAÑA) DONDE NACIÓ ESTA NOVELA.
El martes 24 de abril tuvo lugar nuestro pote-poético de este mes de abril. Gracias a la generosidad de Narciso y Jesús hemos cambiado de "escenario" y este nuevo rincón lo iremos adecentando como se merece para ser el continente de estos martes poéticos que llevamos a cabo una vez al mes.


Tras encender la luz de la poesía, acto que instauramos el pasado mes encendiendo una vela al comenzar la tarde poética, hicimos alusión a la figura del poeta José Hierro que de haber vivido hubiera cumplido este mes noventa años.
Otra alusión que no quisimos dejar de hacer fue la del 75 aniversario del bombardeo de Gernika y como homenaje a nuestra mesa llena de poemas y de la luz de la poesía, se unieron dibujos del cuadro de Picasso, Guernica, pintados en huevos.



Como viene siendo la norma variadas intervenciones, variados modos de poetizar, de recitar, de interpretar...variado y enriquecedor a fin de cuentas.


Intevención de Xavi

Marifeli en un momento de su recitación

Rubén leyendonos su poema.

Turno de Manolo Galante

Isabel Sánchez durante su lectura

Marifeli y Rubén en su dúo poético-musical

Pablo contándonos lo que "no le gusta"

Gonzalo que intervino con un poema de Oliverio Girondo

Antonio, Mónica, Daniela y Xavi  al acabar el pote-poético.

Nuestro agradecimiento a Narciso y Jesús por cedernos este nuevo rincón poético, a José Sánchez por su melodioso acompañamiento, a Gonzalo, Amparo, Marijo, Isabel, Xavi, Emeli, Rosa, Petra, Carmen, Manolo Galante y su hija, Jabier, Marifeli, Rubén, Pablo, Nadia, Mikel, Clarita y su esposo, Mónica, "Peque" todas y todos contribuís a que este encuentro sea entrañable.


Daniela y Antonio






23 DE ABRIL DÍA DEL LIBRO, PRESENTAMOS LA LATA EN DEUSTO

El pasado lunes 23 de abril celebramos el día del libro por todo lo grande, en la librería de Deusto presentando, a las 18.30 h. y en el contexto del taller de escritura Los lunes de papel, nuestro cuarto proyecto poético: Poesía en su tinta: "Hojasenlata".




Llum Saumell, conductora del taller hizo de presentadora y en ese ambiente plagado de libros por nuestros cuatro costados se dejó ver Poesía en su tinta: "Hojasenlata".



Los asistentes, relajados por los acordes de guitarra, y no cualquiera sino los de nuestro amigo y guitarrista José Sánchez que siempre nos acompaña, disfrutaron con lo novedoso de esta lata poética.


Finalizamos la presentación como mandan los cánones brindando con cava y cada quien expresando sus impresiones sobre lo acontecido allí en la "cueva de las palabras" que como la de Alí Baba se cerró con la palabra mágica: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS a Josetxu y Águeda de la librería de Deusto, a Llum y a todas y todos los componentes del taller que nos acompañasteis.

Gracias por un Día del Libro tan especial.


Daniela y Antonio

ERA UN 9 DE NOVIEMBRE CUANDO BROTO PRIMAVERA


La muy noble y leal ciudad de Orduña


Para ti noble juglar, que prevaleces en el tiempo.

Tu sabia sigue viva, enterrando con ella

la mala semilla. Disfruta de tus años primeros,

los que yo recuerdo, los más sinceros.

Aunque tu vida fue transparente

como el agua que bebían los bueyes en la corriente,

de un tiempo añorado pero muy presente.



Era un nueve de noviembre cuando broto primavera

la que recorre briosa por la sangre de tus arterias

dentro de un cuerpo firme y seguro

y que riegan una mente lúcida y serena.



Superaste una guerra fraticida.

Superando después una posguerra incongruente

que junto al tétano que infestaba los aledaños de tu vida

tuviste que sortear y encarrilar con gallardía.



Noble juglar que dura fue tu vida

junto a tu voz cebrada y viva

y tu estructura que firme aún perdura

con tus noventa años y sin fisuras.



Tu espíritu no se doblega con el tiempo.

Tus ideas son de piedras fosilizada.

Los noventa años de tu subsistencia los has cumplido

con aquellos que sembraste la semilla.



Sé feliz noble guerrero.

Tu mirada es torpe, pero miras a los ojos

como los bravos guerreros,

vislumbrándose en ellos lo que vieron de bueno.



Hoy recoges con mesura lo sembrado,

superando las inclemencias del tiempo

y que junto a la belleza que raptaste con tino

que te ha sembrado de rosas tu camino.



Con el laurel que cubre tu cabeza

de noble trovador y ser entero,

llenas de gloria la ciudad que cohabitas

con tus pisadas, las que surcan por sus vías.

Antonio Molina Medina


SOIS VIDA



De aquellos granos de trigo

los que con mimo apartaban,

que brotaban de la trilla

cuando aventaban la parva.



Eran para la nueva semilla.

Para la nueva cosecha,

la que brotaba muy verde

resaltando entre la hierva.



Con qué cariño miraban

los primeros brotes de trigo,

del maíz y la cebada.

Eran los primeros tallos

que de la tierra germinaban

para convertirse en espigas

con su dorado recuerdo,

las que el viento balanceaba.



Grano sois. Tallos jugosos.

Espiga briosa que emergiendo de la tierra

nos colmáis de vida y también de esperanza

para solazarnos con vuestros versos

como hadas con alas,

las que recorre los campos,

las veredas y cañadas

esparciendo la semilla

para almas necesitadas.



Vuestras espigas brotan

de su flor, y también de vuestras almas,

compañeras no sois vuestras

sois vidas compartidas,

de los oídos que escuchan

y de almas que os aclaman.



El poeta su verso escribe

y si es que alguien lo lee,

lo ojea o recita,

pasa ya a pertenecer

al que el corazón se le agita.



La vida…, la vida,

la verdadera vida

es la que provoca el llanto,

la risa, la alegría, la que brota

de vuestro rostro, con voz encendida,

con su llanto y sonrisa alegre y herida.

Esa es vuestra vida.

Antonio M. Medina

TXAKOLI GURE AHALEGINAK Y LA POESIA DE ANTONIO MOLINA "Antoñito"




El pasado jueves con motivo de la inauguración.exposición "Cata de Arte y Txakoli camino de aromas y experiencias", a la cual asistí en representación del txakolí Gure Ahaleginak de Orduña, tuve el placer de conocer y charlar con el escritor y poeta Antonio Molina más conocido como "Antoñito".

Antoñito es aquel niño de los años cincuenta, motivados por la precariedad, sus padres emigran de Andalucía a Orduña y se instalan en la famosa casa orduñesa más conocida como "la casa de goma" hoy día, parte rehabilitada.

Cerca de la casa de goma, viven un matrimonio que dedicados a la labranza, que bastantes años después llegan a ser los protagonistas del Libro "Los Ángeles están en Orduña" escrito por Antoñito, el niño que se tomaba los "calostros" de las vacas de Abelino y Basilia.

A través de los ojos inocentes de un niño, Molina logra situar al lector en una época de posguerra y auténtica necesidad en la que es imposible olvidar a los “ángeles buenos” que ayudaron a éste y a muchos otros niños a no perder la inocencia ni la esperanza. Un magnífico documento también sobre los trabajos y quehaceres diarios en un caserío de Orduña en los años 50.

Aquí dejo un poema de Antoñito dedicado a mi Ciudad.


Orduña

Tus piedras tiran.
Tiran sus gentes y tu hermosura.
Fluyen de tus calles y tus callejas
vientos de cielo, vientos de tierra.
Tus monumentos y tu soltura
mecen los sueños del caminante.
Perderse en ella es la locura
del que a ti se acerca a escudriñarte.
Buscando sueños y sus vivencias.
Campos repletos de vida propia
donde deambulan los labradores,
buscando en ellos supervivencia
para el duro invierno que esperan.
Pero el buen Dios a ellos no deja
Molina






LAS POESIAS DE ANTOÑITO Y DANIELA





El pasado jueves, conocí al niño en su día injertado en Orduña "Antonito" Antonio Molina, acompañado de su pareja literaria Daniela Bartolomé y del que hablé en mi artículo anterior.
Dentro de unos días más concretamente el próximo lunes 23 de Abril a las 18:30 horas en la Librería Deusto, sita en la plaza San Pedro, 4 (junto a la escuela de idiomas) de Bilbao, Antoñito y Daniela presentarán su ppoemario "POESIA EN SU TINTA HOJASENLATA" Una actividad del taller de Narración Creativa "Lunes de Papel" abierta al público.


Aqui dejo un par de poemas que Antonio Molina dedica a la Ciudad de Orduña



Fuimos Niños
Mucho tiempo ya ha pasado
Es verdad, ¡para qué negarlo!
Fuimos niños, también jóvenes,
cuando los juegos compartir sabíamos.
En la misma escuela nos juntamos
para aprender educación y una cultura.
Los mismos maestros compartimos
con nostalgia e ilusión.
Recuerdo esos años con primor,
reverencia y fantasía.
Mentes limpias las que gozábamos
compartiendo esas pequeñas travesuras.
No entendíamos de políticas caseras,
ni historias que nos dividían.

Pasando la niñez y pubertad como un suspiro.
Y comenzó nuestra vejez como un zarpazo,
con el corazón ya desgastado.
Cansado del paso de los años,
y azuzado, por los avatares de la vida.
Quisiera yo otra vez volverme niño
para poder disfrutar de aquellos años
y de esa noble amistad que nos unía.

Aquella hermosa amistad sin ira, a pesar de
la amargura, y de la pena, que de niños compartíamos
con esa sonrisa sincera que de nosotros fluía.
Hoy podemos compartir las cosas buenas.
Sin olvidarnos y mantener en el recuerdo,
a aquellos que un su día nos dejaron,
que no podemos ni debemos olvidar,
porque también llegaron a formar
parte de nuestra vida.




OrduñaMi ciudad es tierna y bien cuidada,
tierra de mi niñez y juventud que me miraba.
Siento sus campanas repicar en mi interior,
su sonar a gloria en mi deleitable crepúsculo.

Sus calles y su plaza junto con su fuente,
procesión solemne que brota de su vientre,
jugoso exponente de su proceder
que aflora a mi mente desde mi niñez.

Salen con presteza firme su andadura.
Suenan sus ‘pasos’ por calles estrechas.
Sus ‘teas’ iluminan las noches eternas,
las de mi placentera juventud que aún merodea.

Semana Santa en Orduña que me salpicó
como agua fresca, la de mi grata infancia.
Sentimiento que brota con eterno gozo
de mi tierna y jugosa pequeñez.

Arduo el trabajo y chirriar de dientes.
Ante los problemas, chirigota y cante.
Son gente guapa y sonriente
que superan con creces las vicisitudes,
las malas artes y contrariedades
que con algodón blanco
limpiaban con pericia.
Antonio molina medina


















FIEL COMPAÑERO

Rio Nervión a su paso por Basauri (Bizkaia)



J. M. BOMBIN (Nos dejo)

Entre moles de cemento
a la orilla de su ría
se encontraba un ser querido,
quizás olvidado, o quizás perdido.

Después de una contienda fraticida,
de un exilio prolongado,
encorvado por los años
emerge aún su efigie.

Su fibra es inquebrantable.
Hoy con la pluma en la mano,
ayer con el fusil obligado,
defendiendo libertades
con su cuerpo erosionado.

Su corazón es humano,
tuvo que escapar de la muerte
con el fusil en la mano.
Acompañó a Rafael, a Neruda,
A Falconeti y también a Mora Guarnido,
el que de niño pasaba
las tardes con Federico.

Hoy la vida se le acabó,
su cuerpo se fue agotando,
pero su espíritu es fuerte;
de su pluma brotó el llanto.
 
Recostando su figura
al mismo borde de su ría,
la que le vio nacer,
aún late su corazón
y permanece su figura.
Antonio M. Medina

Sigue vivo en nuestro adentro

Mariana Pineda, Antonio, Pepito del Amor y Daniela
(Valderrubio-Granada)
Entre chopos y olivares
mecían los elementos,
las esporas fluían
cuando los cimbreaba el aire.

Sentí su espíritu vivo
impulsado por el viento,
sus partículas resplandecían,
su espíritu vivo brillaba
brotando sonrisa clara
atrapada en el tiempo.

Vi su tristeza en sus ojos,
en su mirar no pasa el tiempo,
esbozando una libélula de luz
que el aire va transmitiendo.

Su sangrar es placentero.
Su mirar es permanente.
La luna lo iluminaba
con su cuerpo aún presente.

Dicen que lo fusilaron
desaprensivos, inconscientes
dardos envenenados
brotaron de la corriente.

En la orillita del Cubillas
su risa atronaba el aire,
su sombra emerge del río
por la fuerza de su cauce.

Las hojas caen lentamente,
el otoño las desprende,
las posa con suavidad
en medio de la corriente.
Su muerte nos liberó.
Él nos marcará para siempre.

Otra forma de vivir.
Otra forma de querer.
Otra forma de sufrir.
De un hombre que tanto amó,
que a todos tuvo presentes.
Su mensaje aun perdura.
Federico sigue vivo.
Su corazón aún caliente.
Está más vivo, se le siente
en el transcurrir del tiempo.
Él nos mostró el camino.
Así alimentó a su gente.
Antonio molina medina

ARTE7 GALERÍA. CATA DE ARTE.


El jueves 12 de abril la Galería Arte7, que lleva Mabel Pérez, organizó una exposición con el título: Cata de Arte. Porrilló y Txakolí. Ante tan sugestivo título y después de ver algunas fotos de cómo habían transformado la galería no pudimo faltar a la cita.







El trabajo de Leire Ibarrola, que forró todas las paredes de modo que parecía que estábamos en una bodega con sus formas rugosas y oquedades, con las vides surgiendo de las paredes, o un cuadro que se vislumbraba en una pequeña cueva. Los cuadros de Porrilló acompañados por botellas vestían las paredes de color porque el sabor lo puso luego el txakolí.

Antonio Molina, Mabel Pérez y Daniela Bartolomé en la
Galeria Arte7
El público asistente tuvo oportunidad de degustar txakolí del pertenciente a la Ruta de Txakolí Aiaraldea:

  • Beldui Txakolina (Beldio) Laudio
  • Artomaña Txakolina (Eukeni) Artomaña
  • Okendo Txakolina (Señorío de Astobiza) Okondo
  • Arabako Txakolina (Xarmart) Amurrio
  • Arabako Txakolina (Ametza) Delika
  • Gure Ahaleginak (Gure Ahaleginak) Urduña
  • Izoria Baserria (Izoria)


Cuadro de Porrilló

Detalle de vid y cuadro













El resultado; una iniciativa por la que felicitamos a Mabel, a Leire por su trabajo transformando la galería y a todas y todos los productores de txakolí que allí se dieron cita para ofrecer sus exquisitos caldos tanto rubios como tintos, de los que tomamos buena nota. ZORIONAK DENOI!! Todo nuestro ánimo para estas iniciativas "enoartísticas".

Antonio y Daniela







UN HOMBRE DEL COBRE 2ª EDICIÓN-REFORMADA

Despedida y Encuentro
Luisa, Antonia, Baltasar y Antonio



Luisa, ha cogido el atillo e inicia el camino hacia su tierra;
la tierra que la vio nacer y crecer
pero no la vio morir.
Iba buscando a la Antonia que la pueda acompañar.


Desde el norte y desde el sur
se cruzaron las dos almas.
Agarradas de la mano
cantaban canciones santas,
las Nanas de su niñez
que sus madres les coreaban
para conciliar el sueño
en esa edad tan temprana:
 

“Duérmete, lucerito de mis entrañas,
que eres lo más bonito que hay en España.”


Resonando por las peñas, siguen en su recordar
una niñez ya lejana que merece resonar.


“Si mi niña se durmiera yo le daría un real
y luego, cuando estuviera dormida,
se lo volvería a quitar.”


Con la sonrisa en sus rostros
camino van a su destino,
Baltasar y Antonio les esperan
justo al final del camino.
La luz celestial ilumina el sendero.
El brillo de sus ojos perfora al mirar
a los que les esperan, cual fieles compañeros.
Sonrisa en sus rostros… ¡deprisa…! ¡deprisa…!
 

Se dan un beso tierno y brioso
dos parejas que se vuelven a reencontrar
para no separarse jamás
en la inmensidad del mar.
 

“Ancha es Castilla”, dijo don Antonio
“Si muero dejad el balcón abierto”, dijo Federico
Boabdil lloró en Granada cuando perdió la ciudad.
 

“En Rinconcillo tengo una pluma,
en Palmones, un plumero,
y en Algeciras lo que más quiero”.
 

Cantan los cuatro por la vereda
dirigiendo sus pasos a la gran pradera
donde les espera una vida plena.
 

“Si quieres que te cantemos,
nos tienes que convidar,
aunque sea a un polvorón,
o a una copa de coñac.
Si no nos convidas,
verás lo que va a pasar,
te vamos a dar la lata,
hasta la ‘madrugá’.”


Pero ellos por fin se han encontrado.
Eternamente vivirán y sus recuerdos

permanecerán entre nosotros
hasta que nos encontremos con ellos.
Vagarán por el ancho cielo,
donde no hay chirriar de dientes,
ni guerras, ni odios, ni miedos…
Sólo Amor eterno. Amor verdadero.
Amor con mayúscula. Como el que nos dieron.
 

“Ahí vienen los Reyes, por la Bajadilla
y al Niño le traen un plato de natillas.
Ahí vienen los Reyes, por la Villa Vieja
y al Niño le traen un plato de lentejas.”
 

Son sus canciones.
Las de su tierra.
Las de nuestra tierra.

Los cuatro ya juntos caminan serenos
cantando canciones de su infancia al Cielo.


“A la hoja, hoja verde,
a la hoja de laurel.
Ha pasado una señora,
¿cuántos hijos tiene usted?
A ésta no la quiero,
por fea y llorona,
a ésta me la llevo,
por guapa y hermosa,
parece una rosa,
parece un clavel,
parece la hija
de doña Isabel…”


Retumban sus voces entre el cielo azul
y el verde de sus campos junto al agua clara
que brota de su brioso manto.

 Si Baltasar volviera,

yo sería su escudero,

¡Su bravura para mí quisiera!


“La muerte sólo se produce con el olvido”.

  
El tronco de un árbol
Para Daniel y Alejandro

 

El árbol cuando chiquito
brota cual tallo celeste.
Sus raíces torturadas
por la fuerza de los aires,
las hojas marchitas
se desprenden de él,
vibrando como joven eficiente.
 
Pero poco a poco,
año tras año,
el árbol se endurece.
Cubre su cuerpo de corteza
para abrigarse y protegerse,
se prepara para el frío invierno,
del hielo y la posible nieve.
Con el transcurrir del tiempo
ese tronco es diferente,
el viento ya no lo balancea,
el soplo del aire mece sus ramas
y sus tallos verdes.
 Irremediablemente,
el tronco se endurece.
Él no se da cuenta
inmóvil el aire lo duerme
pero sus ramas se balancean
mientras sus verdes tallos florecen.
Inexorablemente el aire lo duerme
mientras los tallos briosos
que de él emergen, se ciñen,
se estremecen y gozan
del tronco perenne.
Cuidad de ese tronco
y de donde procede,
nunca permitáis
que la hiedra lo envuelva,
lo ahogue y lo seque.
Tiene nombre de rey
y fue de su gente,
a muchos de los nuestros
nos marcó para siempre.
  

El tiempo pasa inexorablemente y los acontecieres son insalvables, los seres queridos se nos van por la vereda para encontrarse con los que se fueron.

Luisa, Baltasar, Antonio y Antonia están juntos de nuevo en la inmensidad del cielo. Brillan como estrellas en el cosmos, pero seguirán con nosotros mientras los recordemos. Mientras haya cielo, siempre que los hombres se acuerden de ellos.

 FINAL Y COMIENZO DE OTRAS VIDAS

VIVIREIS ETERNAMENTE EN LOS CONFINES DE LA RED

Antonio Molina Medina.