POTE POÉTICO

Hoy 28 de febrero ha conicidido nuestro pote-poético con el día de Andalucía. Como efeméride teníamos un recordatorio para el poeta bilbaíno Jaime Delclaux nacido un 17 de febrero y el día 7 se ha cumplido el bicentenario del nacimiento de Dickens.

Pilar recitando su poema


Xavi que hace un año que vino a Bilbao


Isabel recitnado de su libro Vías muertas


Pablo recitando su poema sobre el SeAT "600"


Antonio Molina recitando a Federico


Marifeli y Rubén musicando sus poemas.


Fernando también con Federico


Marifeli en su intervención en solitario

Con esta coyuntura poética hemos dado el pistoletazo de salida a la tarde-noche del pote-poético nos han acompañado Federico García Lorca, Rafael Alberti sobre todo, nuestro fiel guitarrista José Sánchez, una veintena de amigos y nos hemos divertido y disfrutado de las recitaciones.

Agradecemos a Narciso y Jesus ese rincón de su bar que cada edición se ve más lorquiano, a José Sánchez por su acompañamiento musical, siempre grato, y a los participantes: Fernando, Manolo, Eva, Isabel, Pilar, Vicky, Xavi, Marfeli, Rubén, Pablo, Antonio y dos pares de nombres más que no sé.

Gracias vuestra compañía hace posible este encuentro.









Antonio y Daniela

ERA UN 28 DE FEBRERO, ALLI SE CELEBRABA EN DÍA DE ANDALUCÍA

Me sucedió en la noche en el corazón de Burgos.
En su teatro Principal se aglomeraba la gente,
presurosos por entrar que en breve va a  comenzar
un grandioso espectáculo de las tierras andaluzas.
Se abren las puertas a la concurrencia
Deprisa… deprisa…
se cubren butacas y también las sillas
esperando ansiosos la gran explosión
de nuestra cultura, con mucha ilusión.
¡Silencio señores! comienza la función.
Una voz sublime, la de un trovador,
que nos hace revivir lo bueno de la vida.
Sus versos y rimas penetran en mi alma
baladas y reflexiones nos hacen pensar
con su pundonor y su buen hacer.
Me pliego en mi asiento y dejo que sus rimas
mse me introduzcan dentro, en todo mi ser.
Su voz diamantina, cómo se expresaba,
con qué pundonor, el muy puñetero
su sobria boca traspasó mi alma y
azuzó mi corazón.
Él todo lo rima y, si no rimase,
lo hace sonar con su poesía.
Nos lleva en volandas por el escenario
presentando el acto, sabe improvisar.
Ya salen al teatro mujeres hermosas,
bien sincronizadas, bailando, danzando,
sangrando sudor, cubriendo sus cuerpos;
música viviente de la tierra nuestra.
Y sin darnos cuenta y con su presencia
se nos pasa el tiempo; qué bien lo presenta.
Y vertiginoso con ardiente avidez
le brota un lamento del corazón a su boca,
el pobre Pillallo junto a sus chiquillos
inunda la sala. ¡Me da tanta pena…!
Emergen de mis ojos unas gotas frías,
lágrimas sinceras recorren mi cara
que dejo que caigan con placer y dicha.
Bendito juglar, ¡qué fuerza la tuya!
En tu deambular por el escenario
me hiciste recordar muchos de mis sueños,
penas y alegrías con la tierra mía
donde cautelosa me parió mi madre
en una pedanía allí en mi Granada,
Romiya la chica, en mi Andalucía.
Estaba embobado de sentir tal dicha.
Cuando saliste con tu poesía me embriagó
tu voz y la compañía de esa guitarra que Paco
sujeta entre sus dos manos, con seis cuerdas finas,
que brota de ella música divina,
de la tierra mía que vibrar nos hacía.
Mirian con su flauta también acompaña.
Luis con su violín y una tabla hueca
que Jorge se cuida de hacerla sonar
al ritmo sonoro para acompañar.
Mezcla de sonidos, exquisita fuente,
música fluida brota de su vientre.
Bellas melodías ellos provocaban.
Con la voz de Juan,  el buen trovador,
que a ellos acompaña: timbrada, celeste,
fresca y cristalina, cual fiel narrador
que me introducía en los verdes campos,
por la serranía; cortijos, trigales llenos de gavillas,
chumberas, ermitas y fuentes, de agua bendita.
Tu ardiente voz y tu sintonía,
hirviendo la sangre que en mis venas fluía,
me hicieron volar a la tierra mía.
Se acaba la fiesta, también nuestro día,
el que celebramos, el de Andalucía,
que de pie y con orgullo cantamos al viento
su himno sonoro de letra divina
que un día Blas Infante pagó con su vida.
Lejos de mi tierra, de la gente mía,
me encontré ese día.
Pero rodeado de gente sincera,
de gente que piensa,
que sigue diciendo ¡viva Andalucía!
Gritos desgarrados, sonoros,
salían de su gente en la lejanía.
En Burgos, al borde de su río,
junto a la estatua del Cid.
en una noche muy fría,
una cálida Asociación
que por Al-Andalus se definía
me hicieron una vez más revivir,
recordar, vibrar, soñar y sufrir su lejanía:
la de la dulce tierra mía.
Viví con intensidad candente con la gente mía.
Yo les agradezco aquella invitación
que me hicieron en su día,
con la que alegraron el alma
de este soñador
que pudo volar, soñar, reír y llorar
para continuar amando a la vida, cristalina y pura,
desde la soledad que también compartía.
Antonio M. Medina

Dedicada al señor presidente de Cataluña, para que nos deje en paz a los andaluces

MUJER DE FIBRA

Miro tu cuerpo

hay algo en ti

que yo presiento,

son los latidos del corazón,

son sus sonidos,

como el tan, tan

que fluye dentro.


Tu vos es vida

que brota al aire

por los caminos

que recorremos,

que caminamos,

con su sonar de poesía,

germen, semilla,

vaso de agua, chorro de aceite

que alumbra la estancia.

Luz que ilumina.

Antonio M. Medina

UN RAYO DE LUZ

Monte Gorbea

Un rayo de luz brotó desde el firmamento,

traspasa los mares, aun llenos de sueños.

Brioso celeste me inundo por dentro,

suntuoso, céfiro de cielo me limpia la cara,

mi querida amiga, amiga del alma,

tu sombra mi risa, tu calma

me abrasa por dentro me produce calma,

aunque seas de fuego,

de llama, me llamas amiga del alma.
Antonio M. Medina

EN CREATURAS, CASA DE ARTE BRUTO

El viernes 24 de febrero invitados por la ilustradora Arantza Rey, hemos estado en la casa de arte bruto, CREATURAS www.creaturas.org sita en Zuberoa 5, Bilbao donde han presentado una exposición de los artistas Olaia Artze, Idoia Ibarretxe, Alberto Torcal y Juan José Alvarez.


Decálogo de CREATURAS arte bruto.

Sagrario García Marroquín la responsable de
CREATURAS casa de Arte bruto con Antonio
Molina

Obra de Olaia Artze

Olaia Artze junto a su obra

Obra de Juan José Álvarez

Retratos de Idoia Ibarretxe

Obra de Alberto Torcal

Daniela Bartolomé, Sagrario García y Jabier Pérez.









Una tarde de color y de artistas por doquier.
ZORIONAK!!! por esta iniciativa.

PECHAKUCHA NIGHT VOL. 10


PECHAKUCHA NIGHT VOL. 10



Ayer jueves 23 de febrero se llevó a cabo la décima edición de Pechakucha Night Bilbao, en la sala Bilborock.
Diez proyectos fueron los elegidos para formar parte de este volumen y nuestra lata poética estuvo entre ellos. Un honor, una tarde de enriquecimiento, de conocer a otra gente con muy otros proyectos y de apostar fuerte por el nuestro: Poesía en su tinta: "Hojasenlata".
Nuestro agradecimiento a Helena, Dani, Pechakucha, Creativity Centrum por su labor de apoyo a nuevas ideas y proyectos. ESKERRIK ASKO! ¡ MUCHAS GRACIAS!
Antonio y Daniela




Ayer jueves 23 de febrero se llevó a cabo la décima edición de Pechakucha Night Bilbao, en la sala Bilborock.

Diez proyectos fueron los elegidos para formar parte de este volumen y nuestra lata poética estuvo entre ellos. Un honor, una tarde de enriquecimiento, de conocer a otra gente con muy otros proyectos y de apostar fuerte por el nuestro: Poesía en su tinta: "Hojasenlata".

Nuestro agradecimiento a Helena, Dani, Pechakucha, Creativity Centrum por su labor de apoyo a nuevas ideas y proyectos. ESKERRIK ASKO! ¡ MUCHAS GRACIAS!




Antonio y Daniela

MARÍA MATA PADILLA, EN SUS 99 AÑOS DE VIDA

Has amontonado noventa y nueve años de vida
dedicada al amor que te domina,
a mantener sorteados los recuerdos imborrables
de la historia, llenos de amor del aire que afluía.

Un corazón que resuena impulsos de león
brotando de tu voz firme, la que perdura
junto a tu sombra que emerge de la tierra que pisas,
acompañada de otra figura, que amas y que mimas.

Los dos formáis un solo cuerpo.
Una sola espina dorsal la que os mantiene activa,
la que estimula tu jugosa existencia
junto al juglar con su incansable galopar
nos marcó la tierra prometida.

 Su presencia te arropa, te protege y te sonríe,
compartiendo tu juventud junto con la sombra
que te mantiene activa, la que se acopló contigo
sin fisuras, con gallardía, en una noche fría.

Aquella que tanto amor brotó de su figura
cuando caminaba por las calles y avenidas.
Aquel ser que amó hasta el gitano
y se pavoneó con la gitana por la villa.

Qué grande ha sido tu caminar por las veredas,
unida con el espíritu del maestro que nos guía,
el que nos conduce con acierto y muchas diligencia
y nos provoca a seguir su sombra en su silencio,
a dentelladas, la lucha emprendida.

Su verso nos hizo libres
poemas, bellas historias brotaban desde su pluma.
¡Cuánto amor! emanaba su figura
y la herencia de su sangre,
surgía de la tierra. Cristalina.

 Mujer de corazón transparente que mantienes
su recuerdo como brasa caliente.
Orgullosos nos tienes por compartir tu existencia
cohabitando el relámpago que nos da tu presencia
con Federico presente convertido en hoguera,
con el humo que inmerso arropa a su Asquerosa,
su Vega y su Granada, la de sus lucidos sueños,
que continúan presentes a través de tu vida,
María Mata Padilla.
 
Antonio M. Medina

PALOMA HERIDA

Una paloma herida

se posó en una rama verde,

su tallo recién poblado,

briosas sus hojas emergen.



A su calor se ha acurrucado

para lamer sus heridas,

arrullándose con ellas,

protegiéndose de gentes y de la vida.

.

Repuesta y alimentada

remonta el vuelo dichosa

del chaparro aun desnudo

donde posó sigilosa.



Vuela gozosa en el aire

con el consuelo en su mente

de que el corcho aflorará

de su tronco aún caliente.



De su tronco brotará

la corteza necesaria

para proteger su cuerpo,

después de una puesta de sol

vendrá un amanecer celeste.

Antonio M. Medina


EL AMOR

HOJASENLATA

Y pedió con insistencia
que la muerte le acogiera
las ganas de vivir de esa manera,
y le quitara la vida así no era nada,
y la nada, era cualquiera.
 

Rompe de él, un hombre nuevo
saludando al que destierra
ella llegó de la sombra, le cambió las entretelas
llenó de sueños su vida de geranios, su despensa.
Lo que nunca llegó a concebir antes de ella.


Amor, un desconocido, no sabía
ni quien era, la nada nació en él
pero este amor que ha llegado arrancando el pasado
es el principio de todo, es rugido
de agua limpia que en prolongada cascada
hace que vivas y que sueñes con hadas.


Ahora sí ya lo conoce
Y no quiere que se muera.
Ni que nunca le abandone.
Con él se siente seguro.
Le da la vida y la calma.
Le ilusiona y le ama.
Le eleva al olimpo, envuelto en las plegarias,
por esa trocha pequeña hacia su alma.
 

De el crepúsculo hasta la alborada
Su oler era a muerte
hedor de sin vida,  hedor sin simiente
alma que ha cambiado,
el olor a rosa fecunda el ambiente
 

La vida se trasforma por momentos.
Y no quiere la muerte deseada.
Ahora está en el lado de la vida.
sereno la cargó en su alforja
la mira desde otra perspectiva.
Ya el amor, forma parte de cada rincón de su vida.


Toda la vida sin darse cuenta, buscando otra vida.
Por encontrarla sin llegar nunca a alcanzarla
el ocaso de su vida le ha regalado su encuentro
ese querer que él tanto añoraba.


No anhela joyas, tierras ni dinero,
tesoros dorados que nublen sus ojos,
querer esas caras sería volverse mendigo otra vez.
Amor, es tan necesario, regalo del cielo
que mueve la vida y nos humaniza
derriba murallas, te trae alegrías,
deja que otros vivan se sienten amados
la felicidad de un nuevo vivir.

Antonio M. Medina

INVITACIÓN



Un placer compartir la tarde con quienes querais acercaros ese día.

Daniela y Antonio

ZAGALA

Paseando por la orilla de aquel río
que yo amaba
me senté con complacencia
a contemplar sus orillas
y a entretenerme con sus aguas.

De ellas brotaba tu rostro,
vi esculpida tu cara,
tu sonrisa floreciente
y tus ojos negros, negros
que los devoraba el agua.

Seguí con tu mirar
manteniendo tu mirada
y vi reflejada en ella
la pureza de tu alma.

La corriente no lo mueve,
solo la zarandeaba,
los peces se alimentaban
bajo tu sombra zagala.

Llegó la noche en el río
y floreció la mañana,
seguí mirando a mi río
y tu sonrisa aún estaba.

Tu rostro y su negrura,
vida, de tus ojos emanaba,
brotándole la sonrisa
de lado a lado de tu cara.

Antonio M. Medina

RECOLECCIÓN

Hoy me he levantado me siento satisfecho,
concluida la noche me ha devuelto a la vida.
Estoy agradecido, puedo seguir viviendo,
respiro ilusiones, la alegría por dentro
de poder solazarme con mi poesía
que está en mis adentros, como fiel amiga.

Ella me comprende, me da su alegría,
sensación de llantos, junto a ríos de agua viva,
cielo desbordante, que hace bella la vida.
Ayer me levanté y saboreé la dicha con luz penetrante
por pequeñas grietas, las que por mi ventana
me cegaban la vista.

Ayer me levanté para saborear la vida,
pues hay mucho que plegar,
del campo hay que recoger.
Es grande la cosecha,
mucho que segar
y pocos los segadores
que se aventuren en ella.
Antonio M. Medina

LA CIUDAD

Orduña. Murallas de la Ciudad

La Ciudad silenciosa se apega a mi figura
como un lagarto a una pita,
buscando su jugoso frescor,
el de una edad placentera,
mientras resuena en mis oídos música
suave y deliciosa, dóciles notas
que sosiegan mi alma,
las que emergen de ella
en una mañana fría y altiva,
iluminada, rayos de sol
que me transforman, que me provocan.

Inmerso en un nuevo existir, un nuevo soñar
y un nuevo impulso para seguir luchando,
viviendo, compartiendo con el hombre,
con la tierra que me cobijó, con el recuerdo
grato y permanente de la que me vio nacer,
entre luces y sombras, sombras y luces
en mi existir.

Mientras el hombre nos sorprende cada día
con nuevas necesidades, afrontando nuevos retos,
nuevos campos, donde no le manipulen,
ni le agobien en su vivir.
El hombre no necesita ni que le guíen,
ni que le agobien o le manipulen,
ni recompensas en su vivir,
después de la libertad conseguida
tras una larga opresión que nos agobiaba
y nuestra existencia atormentaba.

Pero salen otros profetas, otros dioses, otros…
Pretenden quitárnosla con retóricas y cantos de sirena…
Valores que se inventan para llevarnos otra vez
con insistencia a otra esclavitud eterna
después de una tiranía impuesta,
de un orden establecido por la fuerza
a costa de sangre derramada
de aquellos que no tuvieron nada y de la nada se alimentan.

Pretenden engatusarnos con sus voces
para que volvamos a perder la libertad tan deseada
que muchos de los que lucharon por ella
ni siquiera lograron paladearla,
pero lucharon para que otros hoy la puedan disfrutar.

No conseguirán arrebatárnosla
los falsos profetas que brotan de nuevo aquí en la tierra
que sólo buscan llenar sus estómagos de buitres
a consta de seres que no tienen
en ella donde cobijarse,
tratando de manipular sus conciencias,
limpiando de ilusiones su cerebro y anular su inteligencia.
Antonio M. Medina 

SU CORAZÓN EN EL COBRE

Río de la Miel

El corazón late con fuerza inusitada.
Sus zumbidos me llenan de alegría.
Vuelvo a mis raíces.
Me vuelve la vida.
A mi tierra santa.
A mi tierra Virgen.
A mi tierra grata.
Que de niño un día
jugaba por prados fecundos,
colmados de agua clara.
Por gratas vaguadas,
montes y rivera de un hermoso río,
que un día no lejano se colaron vivos
dentro de mi alma, con ardor y sabia.

La vida es muy bella.
También muy amarga.
Compensada a veces,
pensando en la azada,
el trillo, el chozón, el arado, la buena cebada,
y también la trilla, que me acompañaba.
En fecunda vida,
junto a tallos bancos de verdes palmeras,
que el jugo sacaba sediento de ellas.

Años de vivencias, con mi alma blanca,
con mis ilusiones,
que no podré consumarlas.
La tristeza me embarga,
por tener corazón y también un alma
porque desde niño de ella me hablaban.
Antonio M. Medina

SONETO A JUAN MEDINA (FORRAJE)



El Cobre - Algeciras

El irrumpió de Cobre, espigado, erguido,
ansiaba volar alimentando a su gente.
Brotó de su garganta, grito hiriente
como el corazón de un pájaro prendido.

Su pecho sin sombra, consumido
soportaba vientos, hincándoles el diente
como herencia que sangra aún caliente
que mantiene fuerte el corazón su latido.

Transitó aquí con su pueblo, en su tierra
a la que amó y comió pan negro, amargo,
consumió semillas. Pero no se fue del todo.

Como dúctil metal brilla en la sierra.
Se puso negro el cielo de angustiado letargo
la sangre fluye purificada y a su modo. 
Antonio M. Medina

VIBRACIONES

Entre notas de música complaciente
salpican las musas sus ensueños
dilatados en el tiempo;
brota como un suspiro tu nombre,
el que remueve mis sueños,
palabras y más palabras
forjadas en el tiempo.
Rugen las olas.
Limpian la playa con tu recuerdo
mientras a lo lejos brota la luna ,
brota tu cara, miro tu rostro,
quiere permanecer tu recuerdo.
Las nubes la cubren
por el murmullo del viento.
Una gaviota se balancea en el aire,
majestuosa dirige su vuelo
a los más profundo de tu cielo,
buscando el latido brioso y tierno
de un corazón que bombea sangre
por todos los meandros de su cuerpo.

Luna, luna lunera que brota soñando,
quiero tu sonrisa, tu sombra y tu anhelo
quiero formar parte y ser tu recuerdo
sin ruidos que te sientan dentro.

En una cafetería escuchando notas
llenas de recuerdos, mientras las olas
suaves y pertinaces me acercan tu presencia.

Él no se da cuenta que de sus manos briosas
brotan notas negras, que el teclado provoca
música jugosa, música con duende
que el artista ama, que briosa promueve.

Las musas nos envuelven
con su palpitar, me elevan al cielo
mirando, mirando te diviso a lo lejos.
Jugosa, briosa, yo quisiera beberla.
Eres puro cáliz.
Mujer de templanza.
De jugoso nervio, que inundas por dentro,
iluminas almas cual brioso candil,
mariposa en su taza, chorrito de aceite
se respiraba tu aliento.
Antonio M. Medina