“Buenos días Amiga mía...”

“Buenos días Amiga mía...”
Te escribiré algunas letras
que he atrapado caminando
por la arena.
Son placenteros recuerdos,
ánforas del milenio.
Carbón vegetal que impregna y
da calor mi cuerpo.
Para llenarlo de sueños,
desde su almohada
hasta el confín de los tiempos.




“Yo te acercó la playa y tú me regalas flores”
que brotan de tu corazón, transformándolas
en versos que trasportan tus palabras y me
llegan al corazón, como chorro de agua clara.
23/01/17

Antonio Molina Medina

“Quizás se haya colado en mi interior sin ella quererlo”


…y haya transformado esta materia en algo útil para mí.
Yo sólo dejó fluir la sangre por mi cuerpo, atrapándote
en mi pensamiento, ya incapaz de renunciar al cariño
que anida dentro de mi pecho.
No puede haber olvido.
Anidas en mi pecho, mujer llena de sentimientos.
Has calado en mi alma. Has puesto mi corazón en
manos de los vientos, azuzando mi interior conquistado
por cada uno de tantos maravillosos recuerdos que
están instalados en mi mente.
Producto de los años vividos entre tus versos.
Ya no pienso amiga mía.
Sólo respiro tu propia vida, acuífero de luz
en movimiento.
19/01/17

Antonio Molina Medina

“…boca a boca atrapándole con su dulce sabor”

Cuyos audaces aromas se mezclan impetuosos
en su cuerpo, los saborea con presteza y siente
sus efectos, los que le niegan otros seres que
no sienten ni comprenden que la luz es distinta
entre los seres humanos.
Que los sueños son para degustarlos y comerlos…,
si…, saborearlos complaciendo a su cuerpo.
Y volar entre palmeras que lo regresen al desierto.
Lugar de encuentro, donde está el grano de arena que,
acumulado, llega a sucumbir su cuerpo.
Incapaz ya de dejar su propio desierto.
Descubierto por  la fuerza del viento,
que subleva lo humano y sincero
que su cuerpo reclama y exige por derecho.

16/01/17

Antonio Molina Medina

ENTRE EL RESPLANDOR DE CARRANZA.

En un altar de césped rodeado de montañas, con la mirada abarcando su valle… “CARRANZA”.
Mientras las ramas de los árboles humeantes nos abrazaban y nos cobijaban, la Luna, desde las alturas, hacía que el cielo tiritara de frío inundando sus oídos de pétalos musitados por la magia de cuerdas de guitarra.
La noche, cual fiel amiga, nos arropaba. Sonreían las estrellas y sus rayos destellaban nuestros rostros, desprendiendo palabras de nuestros labios que se posaban entre las mesas de la noche. Entre montañas, luceros y la luna, la noche serena nos envolvió y su tenue escarcha nos limpió el cuerpo de impurezas y nos deleitó con su sombra cerca de las estrellas. Volamos por todo el valle y las palabras eran de oro..., eran de plata... la luna se sonreía y yo miraba su cara.

Entre mesas el duende Maika nos enfocaba... Su cara era de luces y con su sonrisa nos alumbraba. Fecundada de estrellas la noche de Carranza nos cobijaba.
14/09/13

Antonio Molina Medina

SU SANGRE Y SU AGUA

“…el agua de mi manantial…”
Sé que te sale del alma.
De tu corazón no hablo,
Que se ha ‘queao’ ‘pegao’
a mi cuerpo y me desgarra
Pues sale del corazón,
Tímidamente, algo mío.
Por lo grande de tu ser,
De tus ojos… de tu boca
que a bocanadas respiro
todos tus versos… tus coplas.



 "bebiendo la sangre de tus venas"
Mezcladora de sueños y quimeras,
donde las Ninfas y Gnomos se aposentan,
digiriendo la sangre de sus venas,
acuífero permanente para aquellos
que se deslizan por la esfera de la noche;
cubriendo sus cuerpos con  el manto de
la luna que sonríe y se desnuda
entre cuerpos fogosos que se protegen
con la sombras que arropa su estructura.
09/01/17

Antonio Molina Medina

AMIGOS:

Las cosas han cambiado de lugar.
Las veredas han desaparecido
con el paso del tiempo.
Los manantiales están ocultos.

Los nidos de los pájaros han volado
a otros lugares más humanos.
La intensidad de luz, que antes nos cegaba,
ya no llega ni a las fogatas que surtían el cuerpo.

La apacible mirada del hombre se
ha descompuesto; su arrogancia nos daña.

La soledad se mece incansable
en nuestro pecho e invade nuestra alma.

Las flores se lamentan de que nadie las mire.
Los ríos son profundos, sin agua que los sacien.

La humanidad bosteza y fenece.
Porque los sentimientos son cascos de caballos,
galopando con furia, ocultándose en la noche.
05/01/17

Antonio Molina Medina

"Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía"

"Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía"
La que el poeta, desnudo y pacífico, mece con sus versos
y deja su esplendor entre las zarzas y los matorrales, rosas
de todos los días, retallando la primavera: poesía.

Azuzado por los astros y cubierto por la luna,
va caminando el poeta a su tiempo y a su cuna.
Las flores aún lo respetan, la luz brilla que brilla
ya que en sus renglones vive, entre el aire que respira.

Mientras,  su cuerpo se extiende y su voz se hace
agonía, agonía, agonía…
Cuánta luz hay en sus ojos y como brilla la candela en su alma,
la que fluía de sus dedos, de su boca, de la luz que desprendía.
La que se hizo materia entre órbitas furtivas, insertando,
entre renglones, palabras ¡palabras vivas!
Sueños de ahora y de siempre; pergaminos que se precipitan
por los cauces de los ríos de cataratas sin guía;
por las lomas de la sierra, dejando atrás su agonía.

El cielo cargado de estrellas le saluda y es su guía.
Lo despierta entre juglares, y se revuelve entre las olas
de la mar ciega bravía ,¡Él construye su poesía!
01/01/17

Antonio Molina Medina