EMERGIÓ LA LUZ EN EL CALOR DE SU CUERPO

Chorrosquina. El Cobre. Algeciras. Andalucía.

Caminábamos de noche porque nos robaron la luz de los deseos.
Nos hicieron estatuas, ya que dicen salimos del barro.
Nos mintieron y inyectaron nuestros cuerpos con  el sabor a miedo.
Nos enlutaron los sentidos con el negro, negro del veneno.
Pero la luz de la candela seguía almacenada en nuestro cuerpo,
buscó una rendija y explosionó cual parto repleto de sabores y
olores.
La rosa de los cuerpos pobló su mente de esponja y se hizo de lienzo
su cuerpo, cuya imagen colmada y sexual azuza los sentidos,
(hoy ya permitido, dejando las tinieblas y los ritos. )
Mientras las cucarachas mordientes,
se desinflan ante la muerte, dando libertad a nuestro cuerpo;
despejando las dudas de mal gusto y dejando volar con alegría
el jolgorio que da libertad a los sentidos y es capaz de doblegar
y hasta reparar las miserias, que, acumuladas, introdujeron mentes infieles,
sesgando nuestro cuerpo, deshumanizándolo de sueños
ocupando cual carceleros los sentidos de su cuerpo.

Y que nunca, dejes de caminar,

por caminos y veredas;
entre apriscos y cosechas,
respirando los sentimientos
que tus ojos atrapen,
los que..., mansamente
se cobijen en tus adentros
y se hagan fuertes sin miedo
para seguir sembrando en
los surcos del arado
que planta en tu corazón
semilla de sentimientos.

Antonio Molina Medina

LA LUNA Y EL SOL

Las Chorrera... Canuto Hondo... Río de la Miel. El Cobre. Algeciras.

¿Por qué la quieres?
Me preguntó la Luna en su noche clara.
Ella me sonríe y la miro a la cara.
¿ Por qué la amas?
Trepidante, la aurora reclama,
sólo me venzo al rocío de su mañana.
¿Al corazón se le piden explicaciones?
¡Qué fuerte es todo lo que le cuenta y sugiere!
¡Qué curioso y paradójico todo lo que acontece!

¿Por qué la amas? Escuchó la Luna al Sol
antes de ocultarse.
¿Acaso tú puedes vivir sin mí,
que velo tu noche floreciente?

¡Porque la quiere...!
¡Díselo a su corazón!
¡Pregúntaselo a su alma!
Ellos saben lo que presienten.
Él, pobre juglar, sólo sabe que la siente
como un aguijón incrustado en su vientre.

Porque su vida estaba de luces y sombras
de sombras y luces,
sin luna ni cielo,
sin sol que alumbrase.

Curso del río de la Miel... El Cobre... Algeciras.
Una cierta lumbre calentó su alma
despejó las dudas,
sofocó sus ansias
y se aposentó, cercana, en silencio
debajo su cama.
En noches en vela
salía de las sombras,
se acurrucaba en su almohada
y se hacía fuerte.
Le envolvía de calma,
de ilusión y vida,
por la que vive,
por la que se muere,
día a día, desde sus mañanas
salpicando su agua la
de la Chorrera por sus mañanas.
Antonio Molina Medina

SOLO LE DIRÉ GRACIAS

Garganta del río de la Miel- El Cobre - Algeciras

Cuando no tienes nada y menos que perder y alguien te ofrece un pedazo de su corazón, no es algo casual, las casualidades no existen, ocurren y se comparten, o se pierden. El hombre en su soledad piensa sólo en soledades, pero la verdad está al alcance de cualquier vida que trate de renovarse. Dicen que lo que hoy te sirve, no te vale para mañana. Todo es necesario, renovarse, nunca instalarse en la verdad, porque la verdad no existe.

Pocos son los que tienen los huevos o los ovarios de desnudarse y enseñar su interior para que el viento los limpie de impurezas, les de la fuerza necesaria para seguir conquistando todo lo que la vista le alcance. Suelo mirar a los ojos, que son las ventanas del alma, y pocas veces me equivoco. Veo en ellos lo que en su interior se cuece: inquietud o ganas de vivir. Tanto engaño me hace daño, por todo ello estoy instalado en una burbuja donde mi corazón le da rienda suelta a todo el que quiera compartirle sin reservas. La vida se nos acaba, al otoño lo desplaza el inevitable invierno y aunque te aferres a la primavera, ésta también es pasajera.

Sinovas - Aranda de Duero - Castilla León
Seguiría escribiendo hasta el infinito, ello demuestra su alma no da nada por perdido. Vivir, soñar con lo no vivido, y recuperar el tiempo perdido con la convicción inexorable que se puede llegar al cruce de caminos donde todo es lícito y no casual, alguien nos lo pone ahí para que lo podamos alcanzar.

Ya sé que a más de uno le confunde mi forma de expresarme, pero cuando se está muy sólo, se te escapa más de una lágrima que no puedes contener por llegar a la conclusión de que la libertad, el amor, el querer... Que quererse es lo más importante en esta vida. No te perdonan las mentes perversas, insaciables y tontas, a las que la envidia corroe el corazón.

Sinovas-Aranda de Duero-Castilla León
Yo no soy nada ni quiero ser nada... sólo ser hombre, ser persona…, ser humano el que ha descubierto que la vida es para vivirla y no sentarse en un sofá a verlas venir y a aprovecharse de los demás para tus fines.  Solo busca amistad sincera donde pueda poner su cabeza hombros que sepan apreciar que el sufrimiento está ligado al amor y si se quiere a alguien no hay reservas. O todo o nada desde la confianza que genera sin quedarse ningún as en la manga. A campo abierto con el corazón, una sonrisa que sale de su interior placentera y en calma.

Sendero Río de la Miel- El Cobre-Algeciras
Ya veis, amigos, toda esta parafernalia de letrillas arrancadas de su cuerpo, una por una sentidas por el amor que siento por la vida, es la forma que tengo de expresar todo mi cariño y mucho más. A veces me asusta que pienses que tengo algo de locura. No, no sería cuerdo y querer, con la limpieza que genera la confianza de una buena amistad. Gracias, gracias, gracias, por poder dejar que me exprese contundentemente y decir lo que mi corazón siente. Liberación o muerte. Escogió la libertad y ya no se resiente, hasta los latidos son mas briosos, más contundentes, porque alguien lo cuida, lo mima y lo mece, entre sonidos de pura libertad.
Antonio Molina Medina

DESCUBRIDORA DE SUEÑOS

Caminando por Sinovas, Aranda de Duero, Burgos

La vieja máquina, varada en un andén de una estación cualquiera, estaba inservible con sus hierros carcomidos por el óxido. Una niña muy delgadita, pero tierna, se acercó a ella (a la máquina) y comenzó a meter leña y carbón en su caldera. Sopló con fuerzas y ¡Oh! el milagro.  Comienza a sacar humo por su tronera o chimenea, que se incendió de golpe resurgiendo, resoplando, explosionando en su interior los placeres ocultos, sin catar, ni conocer los amores que queman... los que una dama complaciente le descubre.

Aquí, sin darse cuenta, cree que nos ha surgido un cuento. Sonríes porque su cuerpo es un cúmulo de sueños y de vivencias acumuladas en el tiempo, que quiere que sean para ti mujer, sólo para ti, porque ya su corazón se lo entregó sin reservas a lo puro macho. Y todo, dice bien, todo lo que hace y piensa es por ti, desde la serenidad que has introducido en su corazón, mujer. 

-“Gracias por tu atención y comprensión, amada mía. Ya sé que soy una cruz para ti... y ¿Sabes por qué lo sé?”

-“¡Sencillo, querido inspector! porque las monedas tienen dos caras y, a ti, te está tocando la cruz. Algún día no muy lejano, te saldrá la cara y volarás por los campos de Castilla, los que rozan muy pegaditos a nuestra Andalucía.”
Sinovas, Aranda de Duero, Burgos


EL ROSTRO
Llegaste en su día y te dejaste contemplar.
Miraste curiosa con una sonrisa en la cara.
Tus ojos relucían endulzando tu rostro.
Hacían juego con tu cuerpo,

con el que caminabas.
Todo será posible mientras
pueda admirarte limpiamente
y poder reflejarme en tus ojos,
en la niña que mana de tu propia mirada.
De pupilas, de luces, de ternura.
Sonrisa sincera. Sonrisa no forzada.

Antonio Molina Medina

CORAZÓN… CORAZÓN

Jardín de una casita en Sinovas-Aranda de Duero-Burgos. 

Cuando el corazón de detiene sin resueno,
le inflama sentimientos aplacados.
El triste y enjuto corazón se dilata de nuevo
y comienza su nueva andadura.
Se suelta risueño en su cavidad.
Cósmicos espacios detectan su estructura.
Recuerdos de amores apetecibles, nuevos.
Generoso amuleto que confortan sus recuerdos.
Corazón… Corazón…
¿Por qué eres tan tierno, si tu misión es sencilla,
comedida, continuamente repitiendo
los mismos movimientos, sin tregua,
para ser oído por todos los rincones del cuerpo?
¡No te detengas!
Consénsualo con tu cerebro.
Eres un corazón, que quiere, y ama,
en los confines del otro, en cuerpo y alma.
Eres un corazón que hoy… está sediento.
Antonio Molina Medina


SU SOMBRA



Sinovas Arande de Duero (Castilla León)
Entre algodones su cuerpo,
alguien resucita esta espiga
que, fructífera, brota en los páramos.
Los años trascurren acompañados
por los granos, desgranando su fruto.
Los sueños de esparcen en su cerebro
que adormece los incestos dañinos de su cuerpo.
Su mente se hace gigante para que los sueños
prevalezcan, cual relámpagos salpicados del cielo.
Las estrellas enmudecen su brillo y sus ojos
marcan su rostro de escarcha.
Entre nubes vuela su cuerpo que no se detiene
aunque el tiempo este siempre presente
entre los pliegues de su piel que protege
su cuerpo. Y a su alma rejuvenece.
Gracias zagal, tu alma es un profundo fuego
una hoguera instalada en el tiempo cuyas llamas
alumbran mi espíritu y calientan mi cuerpo
que, ardoroso destella su calor a mi propio corazón,
afligido con las ardas del invierno.
Antonio Molina Medina
02/08/14

EL RACIMO

Pedanía de Sinovas-Aranda de Duero

Mientras de sus cepas clonan sus retoños,
dejando que los rayos del sol penetren en
lo más profundo de su menudo cuerpo,
del que, lleno de ilusiones, despuntan
sus hojas, resplandecen sus tallos que
al cielo se adornan.

Entre los retoños que rompieron con fuerza,
Resurgen sus racimos que explosionan
al aire con vigor. Cual vida imparable
se precipitan sus granos, diminutos cuerpos
que se hacen salvajes; poderosa melodía
con la que la cepa nos deleita con su
eterna fuente de todas las cosechas.
Sin bulla.

Sin permisos, salen a la vida y se hacen
de negro y de blanco, cual dulce semilla
que se aferra a las manos de seres que sienten,
que sueñan y viven apartando hojas,
recogiendo sus granos en la próxima vendimia.
Antonio Molina Medina
03/02/17