MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

POTE-POÉTICO OCTUBRE HOMENAJE A ANGELA FIGUERA




El Pote-Poético de ayer en homenaje a la poeta bilbaína Ángela Figuera.
No eludimos recitar a otros pero ella fue el eje conductor de nuestro encuentro, comenzamos y terminamos con ella.
Su vertiente poética más social, la más femenina, la más humana, la más doliente se fueron desgranando poco a poco ante nosotros con emoción y regocijo por compartir sus palabras, esas que son casi nuestras y con una vigencia rabiosa.
















 
La música, o el acompañamiento musical lo trajo Juanjo, nuestro amigo de los "instrumentos raros" que vino acompañado a su vez de un Dúlcimer de los Apalaches, haciendo las delicias de nuestros oídos.
Espero que Ángela se sienta satisfecha recitamos, nos reímos mucho y sanamente (Pablo es un crack), nos embargó la emoción, el ritmo del duduá de Rubén haciendo coro al poema cantado por Marifeli y también tuvimos un recuerdo para alguien cuyas iniciales son P. A. una persona de más de noventa años que vivió la barbarie de la guerra y las penurias de después, como nuestra protagonista.
A él le dedicamos, recitado un poema de su autoría.
 
 
A pesar de la lluvia que nos esperaba al salir, estuvimos y nos llevamos el calor de la emoción de Ángela Figuera, el de compartirla dicha tarde y el de reunirnos por ello, así los agradecimientos para Narciso y Jesús de Taberna Zabala, saludos para José Sánchez nuestro guitarrista que está siempre aunque no pueda venir, a Juanjo, Begoña, Elena, Dori, Elisa, Eva, Manolo, Gonzalo, Susana, Miguel, Pablo, Marifeli, Rubén, Margarita y Fernando.
No podemos despedirnos sin dejar muestra de la Lata de los Pensamientos que cosechó estas verdades...
 




Gracias a todas y todos por vuestra compañía y apoyo, el próximo Pote-Poético estamos de cumpleaños  serán dos los años que nos reunimos en torno a la luz de la Poesía los últimos martes de mes, en el mismo lugar a la misma hora bajo el ala, de la Poesía. Será hasta entonces.
 
Daniela y Antonio

EL RÍO Y LA LUNA



Foto sacada en Valencia de un grupo de Republicanos año 1935.
Primero por la derecha mi tío Ricardo Medina Villatoro de El Cobre... Algeciras
 
Contemplando un río
una noche de luna clara,
suave brisa armoniosa
Dulcemente me besaba
 
Me seguía observadora
luz de Luna plateada,
reflejando mi silueta
en el espejo del agua
 
Árboles de bellos colores
al río sombra regaban,
dibujan figuras chinescas
jugando a flor del agua.
 
En el ocaso de sus vidas
volaban hojas olvidadas,
cálida brisa solidaria
en su cauce las posaba.
 
Su dorada alma de arena,
azul su limpia mirada,
del manantial de sus venas
brotan guirnaldas es cascada.
 
Cascadas de espuma blanca
con transparencia de cristal,
escapan enamoradas
a encontrarse con el mar.
 
Lejos cantaban grillos,
cerca se oían cigarras,
el misterio de la noche
se va al despedir el alba.
 
¡Alba!... el pueblo dormía,
las luces se ocultaban,
la luna más resplandecía,
todo serenidad y calma.
 
P. A. Cabieces (1918), poeta del pueblo
 

NAGORE

Marte se aproxima a la tierra.
El firmamento se convulsiona.
Las estrellas se dilatan.
Vienes con paso impetuoso.
 
Ha nacido una nueva estrella
‘Nagore’, florece briosa,
brotando de esta hermosa tierra
poblada de verdes pastos.
 
llena de fuentes perpetuas
altas cimas, bellos bosques
y cielo lleno de estrellas.
Como un cometa has llegado
 
a tu placida morada.
Los diamantes pierden brillo
por el reflejo de luz que mana
de esta esmeralda.
 
Su cuerpo tan diminuto
de alegría, nos envuelve el alma.
Bienvenida a esta tu tierra
que esa luz que tú desprendes
 
ilumine nuestras almas
y nos ayude a encontrar
los senderos y caminos,
vericuetos y sendas enmarañadas
 
y la paz tan deseada
en esta tu bella tierra.
Que la dama de ‘Amboto’
Y las musas te protejan te guíe,
 
por la senda difícil de tu existencia.
Que tu vida llegue a ser grata
y que colmes de felicidad
a todos los que a tu lado se hallan.
Antonio Molina

SIENTO MIEDO


Siento miedo de su ausencia
de su ausencia prolongada
de descubrir que mi cuerpo
brota agua de mis venas trepanadas.

 
Siento miedo de que su sombra no llegue
a cubrir mi cuerpo atormentado
y que mi vida se asfixie por la falta de tu oxigeno,
y que el agua no cubra mi cuerpo aterido,
ni que los pájaros me arrullen con sus trinos.

 
Siento miedo de las noches oscuras
sin sombras, sin viento, sin nada.
Sorbiendo los jugos mañaneros
sin un corazón que palpite junto a mi pecho.

 
Sentirme como un pájaro herido
sin poder volar de rama en rama,
ni acurrucarme en las hojas de su nido
compañera, compañera del alma.
 

Antonio Molina

SANGRE NUEVA


 

Quisiera ser puente de plata

que tú pasases descalza por su estela,

con la cesta repleta de ilusiones

todas realizables, y llenar con ella la despensa.

 

El largo inviernos nos invade.

Muerde la noche. Se mastica el trigo.

Llévame con tu bruma, dándome tu cobijo.

Hiéreme con las púas que protegen la rosa

 

que vivifican tu cuerpo sangre roja que es vida

y reaviva la vieja que aunque siga muy roja,

límpiala con tu esfinge y que pueda con ella

enjuagarme la boca, de impurezas vividas.

 

Antonio Molina

 

LA RAMA

Me colgué de sus ramas
en su tronco me inserté
para mezclarme en su alma
para cuando el viento sople
nos arrastre por el alba
envueltos los dos en bruma
anudadas ambas almas,
hermosura poderosa
que provoca la locura,
rayos y truenos le acompañan.
Antonio Molina

"GRANADA" EN LA SEMANA EXTREMEÑA




Daniela Antonio

SOLEDAD

De mis soledades vengo,
a mis soledades voy
y en mi largo caminar
se ha cruzado en mi camino
un lucero lleno de rosas y espinas.
Hago de luz mi existencia.
Le dio sentido a mi vida,
que se apagaba en silencio
sin aceite que quemar
que alimentara la llama
de sus preciados recuerdos
los que nunca se perdieron
el rescoldo de la hoguera
mantiene vivos en el tiempo.
 
Antonio Molina

MUERTE EN GRANADA

Las gentes lo vitorean.
Su sonrisa les atrapa.
Sus ojos negros muy negros.
Sus cejas están pobladas
de una negrura que asusta
la muerte ya le acompaña,
no pudo deshacerse de ella
y murió de madrugada.
Antonio Molina

ORDUÑA

Tus piedras tiran.
Tiran sus gentes y tu hermosura.
Fluyen de tus calles y tus callejas
vientos de cielo, vientos de tierra.
 
Tus monumentos y tu soltura
mecen los sueños del caminante.
Perderse en ella es la locura
del que a ti se acerca a escudriñarte.
 
Buscando sueños y sus vivencias.
Campos repletos de vida propia
donde deambulan los labradores,
buscando en ellos supervivencia
para el duro invierno que esperan.
Pero el buen Dios a ellos no deja.
 
Antonio Molina

YA TE HAS HECHO MUJER

Cruje el cielo. Ulula el viento y
entre los susurros floreces mujer.
Son tus primeros dieciocho años,
que contemplas desde tu silencio.
 
Yo los tuve un día
y vuelven los recuerdos,
llenos de dudas, truenos
haciendo ruido. El grillo,
 
la cigarra se solaza
mientras la hormiga trabaja
cargando sobre su espalda
más que su peso en su cuerpo.
 
Te toco desprenderte de tu madre.
Respondiendo cual mujer sincera.
Mientras pudo fue tu amiga: la más entera,
la  mejor guía, más que madre, compañera.
 
Hoy reluce en ti tus dieciocho años.
Con recuerdos enteros pero amargos.
Tu grandeza, para ella será historia
desde la gloria, se sentirá viva.
 
En tus dieciocho años ella, ha resurgido.
estará orgullosa de tu temprana edad.
Que dioses, Olimpo te protejan toda,
que mi poesía te llegue a la fibra
la fibra sensible de otro corazón.
 
Antonio Molina
 

TU MIRAR



El rumor de las olas
el murmullo del mar
le susurraba al aire
de tus ojos el mirar.
 
Tus ojos trasmiten cielo,
tus ojos transmiten paz.
En la paz de su silencio.
donde me pueda arropar.
 
El silencio es un aullido
que provoca tu amistad.
Que restaña las heridas.
Que aun estaban sin cerrar.
Antonio Molina