MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

NUESTRA LATA DE POESÍA EN POZOKOETXE, BASAURI.



Ayer dia seis de marzo se presentó en la Casa de Cultura de Pozokoetxe Poesía en su tinta: "Hojasenlata" nuestro cuarto trabajo poético.
Nos acompañó, como siempre, José Sánchez a la guitarra y nos deleitó con su rosalear. Desgranamos poco a poco el sucinto recital y el público asistente nos obsequió con su aplauso.
Tras la recitación hubo una animada charla con preguntas que nos hicieron respecto al cómo había surgido la idea y demás menudencias que respondimos encantados de difundir cómo se gestó esta nueva forma de poetizar.
Durante el recital

Vista del público asistente


Foto de familia de izquierda a derecha: el escultor Mikel Varas,
Clementine Pouatou presidenta de Euskalmon, Andoni Busquet
alcalde de Basauri, Daniela Bartolomé, Antonio Molina,
José Sánchez nuestra particular guitarra. Un placer.
Agradecemos a todas y todos los asistentes al acto su presencia, su apoyo así como al alcalde de Basauri, Andoni Busquet, que tuvo la deferencia de estar presente en el acto. Muchas gracias a tod@s, mila esker denori.

Antonio y Daniela

CARLOS CANO

Ya se ha muerto Carlos Cano.
Las campanas de la vega
lo anuncian con su redoble,
la muerte nos lo ha quitado.

El perfil y su figura, su voz
y su humanidad, han recorrido
este mundo, con tanta originalidad,
que su voz queda perenne
con su mensaje sembrado
de claveles desangrados.

Las campanas estallan
a lo largo y ancho de su vega,
su corazón que tanto amó
se convirtió en manantial,
charcos de sangre lo invaden.
Sangre roja y ardiente
le brota del corazón, que
cansado de latir y harto
de dar amor, le estalló
entre las manos,
como si fuera una flor
y con su semilla nos inundó.

Carlos Cano ¡qué congoja!
Carlos Cano ¡qué dolor!
Su corazón se ha parado,
no su verso y su candor.
Esos trinos y su copla
que nacían de su alma
que alumbraron nuestra vida
con la voz tan respetada,
compartida día a día.
Tus flechas ya no relucen
cuando brota la alborada.
Antonio M. Medina