MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

CARLOS CANO

Ya se ha muerto Carlos Cano.
Las campanas de la vega
lo anuncian con su redoble,
la muerte nos lo ha quitado.

El perfil y su figura, su voz
y su humanidad, han recorrido
este mundo, con tanta originalidad,
que su voz queda perenne
con su mensaje sembrado
de claveles desangrados.

Las campanas estallan
a lo largo y ancho de su vega,
su corazón que tanto amó
se convirtió en manantial,
charcos de sangre lo invaden.
Sangre roja y ardiente
le brota del corazón, que
cansado de latir y harto
de dar amor, le estalló
entre las manos,
como si fuera una flor
y con su semilla nos inundó.

Carlos Cano ¡qué congoja!
Carlos Cano ¡qué dolor!
Su corazón se ha parado,
no su verso y su candor.
Esos trinos y su copla
que nacían de su alma
que alumbraron nuestra vida
con la voz tan respetada,
compartida día a día.
Tus flechas ya no relucen
cuando brota la alborada.
Antonio M. Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario