MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

HOY, DÍA INTERNACIONAL DE LA DANZA




Juan Muñoz; Dos centinelas en suelo óptico.(1990)



Amig@s hoy es el día Internacional de la Danza, nosotros lo celebraremos visitando una exposición de pintura en la planta vigésimo quinta de la torre de Iberdrola, en Bilbao.

Nos imaginaremos en una pirueta aérea sobre nuestro querido "botxo" y así honraremos esta honomástica.
Pasad buen día, y celebrad la danza como la disciplina artística, creativa y visual que es.
FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA DANZA!!!!!!!


daniela

ARIMAKTORE CUMPLE UN AÑO




a la izquierda nuestro cartel de Granada en el recital que hicimos en Arimaktore




Ayer sábado 27 de abril nos reunimos en Barakaldo, invitados por Alicia y Ander, gestores de la sala Arimaktore, para celebrar su primer cumpleaños.

Nos dimos cita cantantes, magos, poetas, periodistas, concejales, cantaores gente que había actuado en la sala en este su primer año de andadura.

Los padrinos, madrina Maribel Salas actriz de ETB nacida en el barrio de Róntegi donde se ubica la sala, y el padrino el periodista radiofónico y conductor del programa La Flor de la Canela, Iñaki Astigarraga; ambos tuvieron unas palabras para el acto y recibieron de manos de Alicia sendos recuerdos conmemorativos con la chistera verde de Arimaktore. Los presentes en la sala también tuvimos un detalle: un llavero, con la chistera verde y su página web: www.arimaktore.es

Tras las intervenciones en escena de dos cantantes y un humorista pasamos a tomar unos canapés en compañía de los allí presentes. El consistorio baracaldés no se quiso perder el acto y se personó en la figura de Carlos Fernández, concejal de cultura del ayuntamiento, hacia quien se dirigieron algunos comentarios de broma respecto a la contratación de espectáculos, todo dentro del respeto y el buen ambiente reinante en el recinto del teatrillo. 
 
El barrio de Róntegi ha acogido maravillosamente esta iniciativa, esperamos que el círculo se amplíe, con lo que los cumpleaños se sigan encadenando y las actuaciones sean una constante de esta sala, que Ander como gerente llama, muy cariñosamente, "el teatrillo". 
 
 
ZORI ZORIONAK!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Larga vida a Arimaktore.
 
 



Daniela y Antonio con Alicia Romero promotora de Arimaktore



de espaldas, Ander gerente de Arimaktore, a la izquierda Antonio
con el concejal de cultura del Ayuntamiento de Barakaldo, Carlos Fdz.
 
 
los padrinos: Maribel Salas e Iñaki Astigarraga soltando la cinta de acceso
al teatrillo.
 
Daniela
 
 
 

EL ARCANGEL

María Mata Padilla y Daniela Bartolomé
 
A veces pienso:
Que no eres un ángel.
Que eres un arcángel.
Que escondes las alas,
dentro del vestido.
 
Tu luz es de vida
alumbra el camino.
Cual perlas que gimen
manando el destino
titilan campanas.
 
Cuando pienso en ti
¡Me siento tan vivo!
Me importa el mundo.
Me importa la gente.
La vida es cesto,
de aromas y frutas,
que cantan celeste.
Al igual que tu alma
que ilumina el sol
Mujer.
Antonio Molina
 

FEDERICO EN SAN JUAN




Fue la noche de san Juan
cuando me encontré su cuerpo
lucía las mejores galas
y llevaba el pelo revuelto.
 
Pero teniendo marido
mi amor estaba por dentro
su corazón muy vivo
se sentían sus latidos.
 
Me envolví en el galopar
que manaba de su cuerpo
montado en brioso corcel
volaban mis pensamientos.
 
En la orillita del río
inmerso en mis movimientos
se apareció el poeta
en los dos estaba dentro.
 
Con que sonrisa miraba.
Lo sentíamos, volaba con nuestro sueño.
Galopamos los tres juntos,
gozando a tres el momento.
 
Ella, pelo negro, muy negro…
que el viento alborotaba
y esparcía por su cuello
de jarra blanca al acecho.
 
La potrilla enjaezada se ríe,
¡cómo se ríe en su sueño!
Como gozaba su vida
de su cuerpo surge fuego.
 
De su corazón la vida.
De su cuerpo los lamentos.
De sus ojos brotan llamas,
junto con sus movimientos.
 
Fue una noche de san Juan
Cuando los tres compartieron
El pan, el vino el cariño, gratuidad
de una mujer de ojos negros.
 
Ella no se quito nada.
Se desnudo por dentro,
de su cuerpo regaló
su amistad el mejor de sus afectos.
 
 
 
Antonio Molina
 
 
 
 
 

SABOR A TÉ

 
Estos versos me brotan
envueltos en café
relleno de tortilla que
el gorrión va a comer.
La puerta esta cerrada y
no puede volar.
El nido esta muy frío.
El pájaro esta triste
y no puede elevarse
aunque está en libertad.
 
Antonio Molina

MUJER



Quiero sentirte dentro de mis besos.
Quiero atraerte delicadamente contra mi cintura.
Quiero los latidos de tu corazón y tu figura.
Quiero embriagarme con la leche de tus senos.
 
Puedo mirar como respiras con holganza
mientras tu sueño realizas hondamente.
Ver el amanecer mujer, contigo, y
poder despertar eternamente.
 
Sentir tu aliento en mi cuello muy cerquita,
aplacar mi sed en tu regazo
beber, cual manantial de agua cristalina.
 
¡Qué fluye de ti mujer, eternamente apasionada!
 Que día a día mantienes como un latigazo,
y disfrutar de tu hermosura sosegada.
 
Antonio Molina

NO ES POSIBLE EL OLVIDO

 
 
 
 
 
En la soledad que me atrapa
en una torre añeja de recuerdos
me alimento de la vida que me llena
inundándome sus recuerdos.
 
Veo su imagen sonriente
gratifica la sangre que le brota
escarbando con mis manos en su cuerpo
en la tierra entre Biznar y Alfazar.
 
La sangre derramada se me pega
cerrándome las uñas de las manos
rebuscando entre las zarzas su legado
su sangre brota a borbotones
 
roja, seca, cercenada de granadinos
que murieron con él en su Granada.
Batallaron para liberar al hombre
de su hambre, de su sed, de su incultura
 
sesgando cualquier vida de la Vega.
Los pozos de agua limpia se agotaron
la sangre se confunde con el agua.
Se alimentaban de sus cuerpos doloridos
 
buscando en ellos la vida arrebatada
envueltos en la tierra que perdieron
que les sirvió de última morada.
Antonio Molina

LIBERTAD


 
Cuadro de: J. Antonio de la Torre

Y nos abrieron de par en par
las puertas de la libertad.
Y no supimos que hacer con ella y
volvimos a buscar a los tiranos,
a los que nos dominaban
complacidos dándoles las riendas
de nuestra cobardía.
Molina

ESTIRPE

Mi Bisabuelo Victoriano Martín

Los niños correteaban por las callejuelas con sus gritos y risas que al anciano llegaban. Apoyando su cuerpo sobre el callado entre sus manos, y sentado en una silla de palma y de madera, escucha sonriente esos gritos, risas y palabras serias. Con voz firme, en un intento de susurro, llama complacido a los niños que juegan.
- ¡Pedrito! ¡Ven niño! ¡Acércate!

Pedrito deja de jugar y se acercacon sus compañeros a la esquina de la calle donde
reposa su cuerpo el anciano ciego, que a pesar de su ceguera los conoce sólo por la voz, la risa en sus juegos y el ruido de sus carreras. Pedrito se aproximó, al anciano y éste le acarició el rostro con sus manos y dedos. Bocanadas de aire le rozaban los oídos cuando le dijo:
-Tú eres Pedrito, el hijo de mi nieto. Yo soy tu bisabuelo, pero no puedo verte, me he quedado ciego.
Pedrito mira sus ojos fijos y sin vida, ojos que no parpadeaban pero dejaban resbalar
lágrimas de felicidad. Agachando la cabeza se da cuenta que algo le escuece en los ojos y no sabe porqué, pero a su corta edad, intuye lo que es estar ciego.
El anciano le acaricia con nostalgia y sonríe con orgullo. Aunque la luz no entre ya por sus ojos, su sonrisa es corazón que el niño atrapa por su expresión acaramelada, en la que percibe su alegría.


-Tú eres el hijo de Pedro, mi nieto – repetía- yo soy tu bisabuelo Victoriano y padre de tu abuela Mamachón.
Con su cuerpo ligeramente atrapado entre los brazos poderosos de su bisabuelo, el niño se sentía pleno de dicha. Tras una palmada en el trasero y un beso generoso, el anciano dice a su biznieto:
- Anda Pedrito, vete a tus juegos. Cogiendo de nuevo su callado de madera, alzando su cabeza al horizonte desde la esquina de la callejuela y con la vista perdida, sólo busca la caricia del aire en una tarde calurosa de su Vega. Aguarda las sombras de la noche para recogerse a su choza de paja y barro a esperar un nuevo día en el que poder disfrutar lo que siente su cuerpo; que el aire le recuerda que está vivo y lleno de sentimientos, que aún circula sangre por sus venas. Se aferra cual tronco viejo de su estirpe, sin parpadeo en la mirada, vocando esos momentos que serían los últimos que ambos disfrutarán en el abrazo de sus uerpos. El niño se dió cuenta. Recuerda que él era parte del fruto de su cuerpo, y que no pudo abrazar a su abuelo, víctima de una guerra fratricida que le arrebató la vida.

Antonio Molina

A NUESTRO RELOJERO MAYOR DE LA IGLESIA DE LA PALMA (ALGECIRAS)


José Luis Pavón (Relojero Mayor- Algeciras y Antonio Molina
 
Me he levantado temprano
sin pereza, con ilusión,
mirando entre los zapatos y
solo encontré carbón,
pero al romper un pedazo
me encontré su corazón;
permanece aún latiendo
laberintos de la vida
con trabajo e ilusión.
 

Latía fuerte ¡el puñetero!
bramando cual toro bravo
envistiéndome por dentro
mi relojero mayor
me visitaba de nuevo,
me traía la ilusión.
 

Llegó a Algeciras con un año,
lo mismo, a mí, me ocurrió.
¡Grata coincidencia! ¡Savia! que
hemos mamado los dos, sus aires
nos atraparon, de sus campos la calor.

 
Un hecho poco importante, hace años ocurrió.
Enseñabas orgulloso tu obra
de la torre, el reloj, en la iglesia de la Palma.
Cómo resuena en su fuente y en su plaza mayor.
 

Tu ilusión te abstraía
todos, a ti te miraban,
yo, más que al reloj, observaba
el amor y la ilusión que
en tus ojos, desbordaban.
I
Fue un año muy importante.
Tú, quizá, no lo supieras;
a tu lado se encontraba
la mujer que yo amaba,
aquella que me parió
siendo niño me guiaba.

 
Con que ilusión te seguía
por la torre de la plaza
no se perdía detalle
de lo que de tu boca hablaba.
Tal nobleza su mirar
le florecían los recuerdos,
los reflejaban sus ojos
¡ay niñez! Niñez añorada.

 
Con que ensueño me contaba
lo que aconteció en su día,
siendo aún ella muy niña
en los bajos del reloj,
al toque de sus campanas
en el banco de la iglesia,
en la iglesia de la Palma.
 

Era el año veintisiete,
una boda celebraban
ella iba acompañando
a su hermana más temprana
en matrimonio entregada,
siguiendo tus explicaciones
¡todo eso, lo recordaba!
 

Por lo estrecho de la sala
te perseguía en tus pasos.
Con que fijeza miraba.
Con qué viveza seguía.
Con qué ilusión escuchaba.
 

Mi querido relojero
sus recuerdos te delatan:
una tarde calurosa
en la torre de la plaza
explicabas tú muy serio,
con qué cariño limpiabas
las piezas de tu reloj,
nosotros así el sudor
de nuestra piel, que brillaba.
 

Tu corazón me provoca
el recuerdo me atenaza,
tu voz resuena en el tiempo
tic-tac, palpita el reloj
a la vista de su plaza.
 

Mi querido relojero,
repica tu corazón y
me devuelve el sonido
de un músculo de recuerdos
con muchos compartimentos
de vez en cuando abro
recuperando recuerdos,
los que tú me provocaste
en la torre del reloj,
pieza a pieza su estructura
majestuosamente uniste
para orgullo de sus gentes
de la iglesia de la Palma,
de su plaza y de su fuente
en la ciudad que tú amas.

Antonio M. Medina

LA ESCULTURA QUE NO QUERÍA SER POETA


Escultura: Autor: Mikel Varas. Basauri (Bizkaia)
Ella no creía que era poeta.
humildemente se enfrentó a la altura,
miraba al cielo
sin olvidar su raíz terrena.

 
Escultores, pintores incluso poetas
todos la miraban soñando con ella.
Presumiendo entre ellos, brilla su silueta.
 

Escritor, la observa, en papel la lleva
ella le devuelve orgullosa y tiesa.
El pintor suspira, explora a la belleza.
El poeta provocado la esculpe,
de pies a cabeza,
la buscando y la versa.

 
Ella, inocente, mira hacia las nubes
que pasan sobre ella
clavada a su tierra
todos la contemplan.

 
Incrédula, ¡pobre! no se lo creía,
cómo de su cuerpo, la luz le fluía.
El muchacho tierno y comedido
que la sonreía
miraba hacia el cielo,
denodando serena alegría.
 

Antonio Molina

MUJER SERENA

 
Para ti, mujer, que le sabes comprender.
Que sabes escuchar a una marchita vida.
Una vida dolorida.
Llena de miserias escondidas.
Que tu mujer has logrado destapar,
desenterrar porque estaba en tierra fina,
arena removida en su largo caminar.
 
Tu corazón se abalanzó sobre la presa.
Arrancó las impurezas
Podredumbres y miserias.
Ahora es tierra abonada
con la sangre de heridas
mal curadas, mal cerradas,
de una vida ya vivida.
 
Tu serás de su pensar
embrujado de locura
el espíritu camina hacia la ilusión.
Gracias a tu bondad, hoy estoy.
Entre, los calladamente expertos
en reorganizar su vida
en pos del entendimiento.
 
Degusta su interior.
Aplacar, suave, la ira
y la subes al columpio
de este parque de la vida.
Antonio Molina

LA CAMPANA

 
 
Hoy no ha sonada la campana,
en la ciudad no hay fantasías,
pero los sueños son reales y
tú, habitas en ellos, cada día.
Son tan veraces,
como el aire que respiro día a día.
Soñé que soñaba que mi corazón reía
y se solazaba en la parva,
en las noches alegres,
al apagarse el día,
envueltos en sudor y la alegría
después de un cúmulo de realidades
el juego nos entretenía.
Si, hoy no ha tocado la campana,
pero mi corazón ardía.
Los sueños me acogían
mecían mi cuerpo y mi alma
los recibía complacida
de poder retenerlos.
Merece vivir la vida,
sabiendo que alguien a
quien quieres te recuerda.
Aunque solo sean sueños,
los que se necesitan en
la vida para seguir viviendo.
Antonio Molina