LA OSCURIDAD


Envuelto en la oscuridad de la noche buscando donde cobijar su sombra, aterido de frío, el forjador de sueños consume su cuerpo dolorido e inseguro. Descubriendo su cueva, depositó su figura, mirando por su abertura de oscuridad manifiesta. Era su sino y se introduzco en ella. Traspasando visillos se acostumbró a ella. Su despertar fue mítico. De sueños, quimeras. Sus paredes relucían primorosos colores en círculos y estrellas. Alumbraban la estancia dos candentes llamas. Cruzaron el puente de caudaloso cauce. Murallas, fronteras de pétalos pergaminosos se instalaron en paredes de la inmensa bóveda. La negrura se apacentaba. Gotas de sangre desliza el agua. Rojo candente de juventud. Cominos, anchas praderas, lenguas de fuego. Dos corazones en su tronera palpitan cielos. Salpican tierra, llenan de sabia de sus gateras de sal e incienso, versos de brea, inmaculada sonrisa en ella. Copulan letras, frases centenarias versos de adobe. Sus almas vuelan. Sentidos ciertos. Jugoso caldo de puchera añejo… mezclador de sueños; placidos, risueños. La niña duerme mientras su cuerpo cubre la aurora, entre cortinas, visillos nuevos. De sus pestañas brota la sal de vivir nuevos.

Antonio Molina Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada