MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

MARÍA… SU CORAZÓN NOS HABLA


Nos habla con el silencio, con su silencio que atrapa.

Palabras humanizadas de luz y sombra preñada.

 

Nos hablan, susurran, seducen, sensaciones hilvanadas.

Nos hablan en las cascadas penetrando nuestro cuerpo, incontroladas.

 

Se funden en nuestra alma en sus brazos abrazados.

Son letras acompasadas que respiran emociones enamoradas.

 

Con su luz, ellas solitas nos hablan, nos llegan con su candor,

penetrando su calor, en nuestra sangre renovada.

 

Paladear su asiento, para volar con el viento

que plácidamente susurra, al oído de su nido.

 

Plegarias que hablan de vida, envuelta tierra cuartada,

que resurgen con el viento, entre alambradas y estacas.

 

El portón se abre al pasar. De los sonidos se derraman palabras

Sentimientos que al llegar caracolean sus versos, con estelas de palabras

 

Ellas buscan libertad en tierra firme tratada. Seguir perpetuando

sus versos aprisionados en sus palabras, palabras que nos iluminan.

 

Donde fluyen compromisos en el fondo de su alma.

Vuelve la luz de sus ojos, y flores en el rosal,

quedando sangre en sus manos que llegan al corazón.

Antonio Molina Medina

 

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, amigo Antonio Molina Medina, ya no tengo palabras de agradecimiento hacia ti, siempre regalándome tus versos, eres un alma generosa, un poeta que late versos con un corazón más grande que el universo, eres sinfonía y caricia, luz y vida, poesía y poeta.

    Y sin palabras me dejas, yo que suelo expresarme con palabras sentidas, hoy que siento mi agradecimiento hacia ti, apenas puedo comentarte, ya ves.

    Gracias, de nuevo, por ésta preciosa poesía, un tesoro de luz para mi mirada, y que quiero compartir para otras miradas, las de mis amigos para dar a conocer un gran poeta como lo eres tú.

    Un beso muy grande, amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Que versos más preciosos para alguien precioso como ella.
    Así es María, y tu la describes de maravilla.

    una lluvia de besos para los dos

    ResponderEliminar