MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACIÓN DE LA NOVELA EN "EL COBRE" ALGECIRAS- CÁDIZ (ESPAÑA) DONDE NACIÓ ESTA NOVELA.

TU SER Y MI SER UNIDOS POR LA PIEL

Temblor de cuerpos. Encuentro prolongado,
donde compartir vivos sentimientos.
Provocación del alma; lo que tú estimulas.
 
La llama se enciende. Arde candela
que atiza tu viento, tu sola presencia.
Las ondas se adentran por la herida
oxigena su mezcla, efervescencia que alivia.
 
El tiempo no existe. La luz nos penetra.
Yo no se pararla, ni ensombrecerla, ni mis
manos pueden contenerla.
¡Me niego a atajarla!
¡Que la reluzca la llama!
¡Que las ascuas me quemen!
Opto por heridas, a perder tu dicha,
amiga del alma.
Antonio Molina

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio.
    Precioso, y precioso.
    Letras salidas del corazón
    Deja que la llama queme, todo sentimiento
    Y el rescoldo lo guarde en el tiempo
    Cuando la sincera amistad
    Nos abre sus puertas
    Y nos llena el alma
    La dicha es completa.
    Te deseo un buen fin de semana, en el anterior me equiviqué y lo he borrado.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar... Me alegro por ti si ves algo positivo en lo que escribo, para mi es una forma de decime a mi mismo que con las palabras que revolotean por el aire, se pueden pedir muchos deseos, buenos deseos, sencillas realidades. Pero cuando las usamos para lo contrario, la maldad, las debían hacer desaparecer y por mucho que escribamos en papel, solo el blanco nieve se dejase ver.

      un abrazo

      Antonio

      Eliminar
  3. Antonio,esa llama que une pieles y alma es humana y divina...Nos lleva directamente al cielo de la pasión y el sentimiento...Una gozada leerte y sentirte en tus letras,poeta y amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo grande.
    Feliz fin de semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús por tus palabras. Eres como:
      Haz de luz hendiendo en el aire,
      penetra en mi cuerpo,
      da calor a mi alma.
      Previniéndola de las hora
      míseras de mi invierno,
      capaz de todos los milagros.

      un abrazo

      Antonio

      Eliminar