MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACIÓN DE LA NOVELA EN "EL COBRE" ALGECIRAS- CÁDIZ (ESPAÑA) DONDE NACIÓ ESTA NOVELA.

CARTA A LOS REYES MAGOS


Queridos Reyes Magos:

Sé que no he sido bueno. Este año, era muy difícil,  en este mundo trepidante en  que vivimos. Más difícil aún, cuando entre sueños descubres que todo, ha sido una mentira. Te rodea en la vida, gente sin sueños que llevarse a la mente; gente sin corazón, sin sentimientos, excepto los derivados de su propio provecho. En fin, vosotros ya sabéis como soy de malo, pero mi maldad solo son travesuras, que poco o nada tienen que ver con la verdadera maldad del hombre despiadado. Yo,  no tengo la culpa de haberme enamorado como un niño. Ese, que todavía cree en los Reyes Magos, en los belenes y en los pájaros pequeñitos, como los gorriones que inundan nuestros campos con sus trinos. Sus aleteos, se colaron en este corazón. Inútil hasta entonces, no sabia para qué, ni si el por qué era solo bombear el precioso líquido por sus venas. Aquello no estaba completo, tenía que haber algo más para seguir latiendo, acaso con más fuerza. Se le coló ese aire renovado, sin darse apenas cuenta, y, hoy late con el ímpetu que le imprime su dueña. ¡Sí! Este corazón, ya tiene propietario.


Pasa otro año más, y sigue funcionando. Ama a su Dulcinea, duende o hada madrina, o lo que sea, porque esa llama que alumbra su alma le ilumina el camino. Difícil tarea la que le espera, querer a un querubín, instalado cerca de las estrellas. Inalcanzable quimera de  soñador que quiere tanto, y el recuerdo le alimenta. Ya veis queridos Reyes Magos, son momentos difíciles en los que acudo a vosotros y sé que no  me defraudareis. Vuestro regalo quiero de un año más, de vida placentera, recordando los días y las noches, las noches y los días... yo quisiera que fuese el resto de ella, vivida plenamente, soñando en su silencio y queriéndola


Estando en Hacería me apareció el poeta, o el hombre trastornado que sueña lo que ve y al fin está más cuerdo que todos los mortales. Y eso sí enganchado al mundo que le llena, le libera, se ha dejado atrapar como los gorriones que atrapan las praderas y campos para su libertad. Mirar sus ojos negros en las noches oscuras y sentirme seguro en este barrizal de historia de mi vida. . No sé, quizá sea mucho pedir, pero no exijo, lo que sus Majestades tengan a bien traer.

El Poeta

Antonio Molina Medina

6 comentarios:

  1. Antonioooooooooooooo, pero que carta más bonita, oyeeeeee, de todo corazón te deseo que los reyes magos te escuchen y cumplan con tus expectativas.

    Dulcinea, duende o hada madrina, o lo que sea, porque esa llama que alumbra su alma le ilumina el camino. Difícil tarea la que le espera, querer a un querubín, instalado cerca de las estrellas.

    Amigo mío, cuando llega el amor, se es feliz y se sufre todo a la vez, hermosos calificativos le adjudicas a esa alma que inspira esta bella carta.
    Gracias por compartir esta belleza.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar... pero... El premio me lo das tu y los que comprenden que lo único que nos puede ser útil si lo practicamos es LA PALABRA... palabras que nos unan y limpien de impurezas nuestro corazón

      un abrazo

      antonio

      Eliminar
  2. Una preciosa carta a SS los RRMM, es preciosa, como todo lo que escribes, amigo Antonio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María... Hoy tengo en mi corazón un nombre Mandela... Y me avergüenzo del estercolero que me rodea.

      Un beso

      Antonio

      Eliminar
  3. Si lo sueñas lo puedes conseguir, ya lo creo y si los sueños son así de bellos, con mayor razón, hermosa carta, toda una declaración de amor a tu Dulcinea.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cielo...
    La vida nos endurece y nos hace mas inútiles, mas poca cosa. Sacamos pecho pensando que somos mäs grandes... Pero yo conviví con mis queridas hormigas... Y eran muy poderosas, sus ejércitos me hacían correr y me hacían bajarme de los arboles frutales solo con sus pequeñas mordeduras. Eran muy pequeñitas... pequeñitas... Pero que GRANDES.

    un beso

    Antonio

    “El hombre –apunta la autora- es criatura en trance de continuo nacimiento”, en trance siempre de llegar a ser.MARIA ZAMBRANO

    ResponderEliminar