Son trece años disfrutando con los tañidos de tu corazón.

Lucía, tu nacimiento
Treinta de noviembre, un muy especial
Día. El nacimiento de una niña es
como si el mundo se tuviese que parar.
 
Las estrellas iluminan, propia luz.
Los planetas han dejado de rotar;
una pequeña estrella ha nacido
para orgullo de este viejo mortal.
 
La vida lo transforma todo, lo hace
más especial: ese ser tan diminuto
centellea, iluminando otra vida
que está cansada ya, de caminar.
 
Quizás este nuevo impulso
sirva a este manojo fugaz
para seguir en sus pasos
por este mundo tan irreal
 

Antonio Molina Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada