MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

EL SILENCIO DE LA SIEGA

Caminaba por la estepa de Castilla y su nobleza, compartiendo mis pasos por las Trochas del río de la Miel de mi niñez. Entre animales de carga, bestias sumisas en las cuadras. Apareando monturas, serones para las aguas, trillos y mulas con las alforjas repletas.
Caminan los segadores. Siento sus pisadas y sigo por los suspiros del calor de la mañana que no envejecen ni mueren. Están presentes en mi alma. Sigo su rastro mañoso, que rozan vientos de espigas entre el trigo y la cebada y las campas de avena resurgida, se mecen en silencio arropando su cuerpo, dejando olores a incienso.



Con sus zahones, polainas, guantes de cuero para cubrir sus dedos del corte del hocino que taja su fina paja.  Los rayos de sol se expanden agresivos, cual candela que abre sus poros de piel y canela, mientras cubren sus cabezas con sombreros que avientan sus cerebros, Mientras, el calor libidinoso y cacofónico, golpea los rostros de ojos que miran.
Los niños se pliegan cantaros y botijos que insertan en la tierra, buscando el frescor que mana de ella o acarrean con  bestias pertrechados de serones de esparto o de tela para trasportar en cantaros de barro el líquido ansiado de las añejas fuentes que brotaban de la tierra.



Sonríen las hoces, entre los brazos que atrapan el cuerpo de sus cosechas. Son manos fieles y añosas que abrazan las fértiles mieses, dejando gavillas que, a su paso, dejan esperando la noche. La noche nochera, para que la fresca arrope con sus brazos las gavillas, amontonando sus frutos para el acarreo de bestias.
Mientras, la luna lunera alumbra los caminos y veredas, vadeando ríos, puentes y cunetas,  que cohabitan con seres que sonreían a pesar de sus miserias, mientras las reatas de animales, caballos y mulos, caminaban cargados sin prisa… sin miedos, llevando su carga al borde la Era. Dejando esparcidos los frutos del pan, dispuestos en círculo para trotar con los trillos a las primeras luces de la siempre ávida alborada, para despojar el trigo de la paja y dejarlo listo para la molienda en molinos de agua.
molinaantonio.com

31/08/16

3 comentarios:

  1. Qué bueno que hayas regresado, echaba de menos tus textos, me alegra mucho volver a leerte, Poeta.

    Caminos arropando almas, fluyendo entre letras y emociones.

    Bellas imágenes, también.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nunca me fuy.
    No se vivir sin ser
    No podría solar sin hacer
    Nunca marcharé
    Ya que la luna siempre está
    Alumbrando las noche
    Hasta el amanecer.
    Gracias amiga por estar.

    ResponderEliminar
  3. Como dije antes, tu amor a la tierra que te vió nacer es grande.
    NO, nunca marcharás, hasta después de pasar al otro lado, seguiras vivo en nuestro recuerdo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar