MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

VIBRACIONES

Entre notas de música complaciente
salpican las musas sus ensueños
dilatados en el tiempo;
brota como un suspiro tu nombre,
el que remueve mis sueños,
palabras y más palabras
forjadas en el tiempo.
Rugen las olas.
Limpian la playa con tu recuerdo
mientras a lo lejos brota la luna ,
brota tu cara, miro tu rostro,
quiere permanecer tu recuerdo.
Las nubes la cubren
por el murmullo del viento.
Una gaviota se balancea en el aire,
majestuosa dirige su vuelo
a los más profundo de tu cielo,
buscando el latido brioso y tierno
de un corazón que bombea sangre
por todos los meandros de su cuerpo.

Luna, luna lunera que brota soñando,
quiero tu sonrisa, tu sombra y tu anhelo
quiero formar parte y ser tu recuerdo
sin ruidos que te sientan dentro.

En una cafetería escuchando notas
llenas de recuerdos, mientras las olas
suaves y pertinaces me acercan tu presencia.

Él no se da cuenta que de sus manos briosas
brotan notas negras, que el teclado provoca
música jugosa, música con duende
que el artista ama, que briosa promueve.

Las musas nos envuelven
con su palpitar, me elevan al cielo
mirando, mirando te diviso a lo lejos.
Jugosa, briosa, yo quisiera beberla.
Eres puro cáliz.
Mujer de templanza.
De jugoso nervio, que inundas por dentro,
iluminas almas cual brioso candil,
mariposa en su taza, chorrito de aceite
se respiraba tu aliento.
Antonio M. Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario