MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR
PRESENTACION EN BASAURI-BIZCAIA-ESPAÑA

EL AMOR

Aparece su sombra envuelta en la aurora.
Incipiente y reciproca, sustantiva y sinuosa,
nos atrapa y nos acuna. Nos incita tortuosa
y se mece entre líneas conscientemente efímera.
 
El amor y la dicha, el cariño y el dolor
se mezclan con la vida. Los sueños son de vida.
Se afianzas orgullosos. Él la quiere. La adora.
Le da su existencia montado en su corcel.
 
Aferrado a su grupa la eleva por las nubes,
y sueña con ella. La quiere con locura.
Y la pasea en su cadera participando
de su propia locura al mundo y su diáspora.
 
Receta de fetichista que los dioses placían.
La nada les advierte. Sólo sienten su amor.
Sus propios sentimientos enternecen su vivir.
Plácido de amores, sensitivo y sumiso.
 
Sólo con su presencia se siente conmover.
Vive del gozo que ella le provoca.
Los placeres del alma,
que a su cuerpo se aferran,
son cómplices de coexistir,
sustantivos nacientes.
Corazón sus latidos desfoga.
 
Antonio Molina Medina

1 comentario:

  1. Qué bonito tu poema, amigo Antonio, ese sentimiento tan profundo que provoca desde el placer del alma que llega al cuerpo, y desata los sentidos, acelerando el corazón, y vibrando hasta los poros y las pestañas bailan en la danza de las emociones.

    Me encanta leer tus poemas, siempre llevan la esencia que un poeta que derrama ternura en cada sílaba escrita.

    Un beso.

    ResponderEliminar