Mujer Andaluza Nacida para Sufrir

Mujer Andaluza Nacida para Sufrir
SEGUNDA EDICIÓN

RECUERDOS DE LA NIÑEZ

Cuando correteábamos los campos
acudíamos a las fuentes
con cantaros a nuestros hombros
para reponer las tinajas y
botijos para el campo.
Compartíamos el pan
¡Y nunca estuvimos hartos!
Éramos constructores de
puentes y de caminos.
Con las sobras de las fuentes
formábamos grandes presas
que sorprendían a los vecinos.
Y retozábamos en los prados.
Jugábamos a ser mayores y
nos mirábamos como hermanos,
a los animales cuidábamos.
Y bebían en los ríos y
a, paso lento, volvíamos
con ellos al caserío.
Recogíamos las trampas
 con algún gorrioncillo
que ayudaba a los padres
ante tanto mal parido.
Saltábamos a la comba,
al volteo de las tabas;
al juego de la pelota:
con un manojo de trapos
corríamos sobre ella.
A los cromos y al gambocho,
a la cuerda en la plazuela,
al chorro-morro y a espadas
y al juego de la rana
por detrás las estajeras.
31/08/17

Antonio Molina Medina

3 comentarios:

  1. Aquellos juegos en la calle, el agua fresca de los ríos no contaminados, la alegría de ser libres en nuestra inocencia. Buenos y bonitos versos. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me has trasladado a mi niñez, mi querido amigo Antonio, con los cromos, con los juegos de la comba, y sobre todo, jugar a ser mayores, qué grande es la niñez, la mejor etapa de la vida, donde reina la inocencia.

    Me ha encantado esta entrada, Poeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esos recuerdos quedan en la retina por siempre. Unos tiempos que no volverán jamás, la niñez es la época más hermosa por la inocencia y el aprendizaje de los sentires. Un abrazo poeta lleno de mi siempre amistad.

    ResponderEliminar