Mujer Andaluza Nacida para Sufrir

Mujer Andaluza Nacida para Sufrir
SEGUNDA EDICIÓN

LA LUNA Y SU ALHAMBRA

Estos días la luna ha estado de parto.
Todos esperaban de ella el hijo soñado
Yo la miro y miraba, y la sentía tan cercana
que su sonrisa plateada
me trasporto hasta el Veleta
para bañarme en sus aguas
del brioso hielo, que
almacena sus montañas.

Montañas: unas de fuego. Otras de sombras.
Otras de amores incandescentes
que fluían por sus laderas y regaban la montaña.
Esa montaña tan añosa, del color de la esperanza,
donde soñaban los sueños y preñaban sus hamacas,
donde los cuentos de niños se colaban en mi alma.
Donde un día se durmió Washington y nos regalo
más sueños, de esa montaña sagrada
con sus cuentos de la Alhambra.
14/08/14
Antonio Molina Medina

3 comentarios:

  1. Leí el libro dos veces, una para mi y otra por preparar un comentario de texto para mi hija (siempre les ayudé con los deberes). Hoy pensando en el has compuesto una poesía preciosa. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Qué mejor luna que la luz de los destellos que transmiten tus versos, mi querido amigo Antonio, la que con ellos nos hacen latir, y nos acurrucamos entre ellos, sin querer salir de ellos, y es que tus palabras son vida y auténtica brisa de naturaleza.

    Un placer siempre leerte, mi admirado Poeta.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. la luna tuvo un encuentro sexual con el sol transformandose en uno y de ese encuentro nace IRMA el huracos que llego a la Florida
    hermoso tu texto

    ResponderEliminar